Por una Bolivia democrática, equitativa e intercultural

 

Propuestas Económicas Productivas

CIPCA–Santa Cruz 18/11/2011.- El Movimiento de los trabajadores Campesinos Indígenas Sin Tierra de Bolivia (MST-B) lanzó una declaración en el marco de su Segunda Conferencia Agraria, en la que acusa al modelo de desarrollo capitalista de ser la causa estructural de la exclusión campesina indígena y declara a la agroecología como el modelo de producción a seguir.

La Segunda Conferencia Nacional Sobre Reforma Agraria, Soberanía Alimentaria y Desarrollo Integral Comunitaria, se llevó adelante en la ciudad de Yacuiba, capital de la provincia Gran Chaco de Tarija, con la presencia de más 200 representantes de las comunidades del MST, además de dirigentes de las organizaciones del Bloque Oriente como invitados especiales e instituciones de apoyo, entre las que estaba CIPCA.

El MST considera que el modelo capitalista no permite alcanzar el “vivir bien” y que para lograr este ideal es necesario el acceso equitativo de campesinos indígenas, hombres y mujeres, a la tierra, así como la producción agroecológica de alimentos.

Respecto al acceso a la tierra, el documento del MST indica que existe mercantilización y acumulación de este recurso, por lo que urge la reversión de tierras ilegales para su dotación equitativa a quienes necesitan tierra. Según la declaración, la Reforma Agraria que se lleva adelante en el país se reduce a la dotación de tierras fiscales sin programas de apoyo a los asentamientos humanos, incumpliendo la Ley de Reconducción Comunitaria.

Por otro lado, el MST asegura que en sus comunidades se practica la producción agroecológica y lo declara como la única forma de producir en armonía con la naturaleza, por lo que rechaza el uso de cualquier tipo transgénicos, propuestos en la Ley de Revolución Productiva Comunitaria, por el contrario demandan al gobierno nacional la implementación de programas de desarrollo con producción agroecológica.

Igualmente, el MST ratifica en su documento su compromiso con la defensa de los derechos humanos, sociales, económicos y culturales, por lo que respaldan la lucha indígena en defensa del TIPNIS y exigen justicia para sus compañeros asesinados en la Masacre de Pananty.

Finalmente, la declaración del MST propone a las organizaciones sociales del campo y la ciudad, unificar esfuerzos para recuperar el espíritu crítico y propositivo en lo referido a las políticas públicas sobre reforma agraria, soberanía alimentaria y defensa del medio ambiente.

CIPCANotas

Suscripción CIPCANotas

Enlaces