05/06/2020

Los pueblos indígenas Sirionó y Cayubaba del Beni sienten el embate del COVID-19 y el olvido del Estado

Martin Torrico y Edgar Izurieta - CIPCA Beni

Los pueblos indígenas Sirionó y Cayubaba del Beni sienten el embate del COVID-19 y el olvido del Estado

El Ibiato. Foto: Sol de Pando

CIPCA / 05 de junio de 2020.- La crisis sanitaria originada por la pandemia del Covid-19 está develando la situación de vulnerabilidad de los pueblos y naciones indígenas que buscan contener el contagio del virus. Parte de la estrategia apela al repliegue de las poblaciones indígenas en sus Territorios, instalando puntos de control en los ingresos más importantes y elevando sus demandas a las distintas instancias públicas para su atención. Sin embargo, esto es no suficiente.

El Territorio Sirionó ubicado en el Municipio de San Javier (Provincia Cercado, departamento Beni) está compuesto por 2 comunidades: El Ibiato y Pata de Águila. El Ibiato es la más grande y se encuentra distante a 64 km de la ciudad de Trinidad. Según datos del censo 2012 el pueblo Sirionó registra una población de 782 habitantes, de los cuales solamente 300 se encuentran entre El Ibiato y Pata de Águila. La capital beniana es el centro de abastecimiento más cercano y el lugar para realizar muchos trámites, entre ellos, el cobro de beneficios. Sin embargo, la casi nula presencia del Estado en estas comunidades ha obligado a los habitantes de estos territorios a exponerse a contagios por el cobro de los bonos solidarios que decretó el gobierno transitorio, poniendo en evidencia una nula lectura de las dinámicas y características culturales y sociales de los pueblos indígenas de tierras bajas.

De acuerdo a denuncias de Esmeralda Ribero Sosa, joven comunaria del Ibiato, el 19 de marzo pasado, un joven Sirionó murió con problemas respiratorios agudos y fue enterrado en la misma comunidad. Así mismo, Rosa Eato Mano, comunaria de El Ibiato murió en el mes de mayo con síntomas similares. Ayer jueves 4 de junio, Cornelio Ino, falleció con síntomas de Covid-19 y fue enterrado en el cementerio de su comunidad. Ino fue uno de los líderes de la primera marcha indígena de 1990, se desempeñó como líder máximo del Consejo del Pueblo Sirionó, y su deceso denota el abandono estatal que viven actualmente los pueblos indígenas.

Más al norte del departamento del Beni, en la provincia Yacuma, se encuentra el municipio de Exaltación de la Santa Cruz, fundada al margen izquierdo del río Mamoré. El pueblo indígena referente en este municipio amazónico es el Cayubaba que según los reportes del Censo 2012 tiene una población de 645 personas.

A pesar de la cuarentena, sus comunidades relativamente aisladas en su territorio han sido visitadas por personas ajenas, los mismos que llegan por agua ya que los caminos carreteros son intransitables en tiempos de lluvia. Pero también las urgencias provocan que muchos de ellos deban desplazarse hacia la ciudad de Trinidad en busca de cubrir sus necesidades. El presidente de la subcentral indígena Cayubaba Rodi Chavez, entrevistado por el CEJIS confirmó tres casos positivos de Covid-19 en el municipio de Exaltación, pertenecientes al pueblo Cayubaba.

La confirmación de casos positivos Covid-19 en los pueblos Sirionó y Cayubaba se suma a los de la Nación Monkoxi (Santa Cruz) y el pueblo Yuqui (Cochabamba). La fragilidad en la que se encuentran los pueblos indígenas ante el acelerado número de contagios, responde esencialmente a un vacío estructural en el estado, que no ha desarrollado políticas públicas acordes a las necesidades de estos pueblos, sumado al incumplimiento de mecanismos de obligatoriedad en cuanto a la atención de poblaciones vulnerables como la Ley 450 de protección a Naciones y Pueblos Indígena Originarios en situación de alta vulnerabilidad, la Ley 045 de lucha contra el Racismo y toda forma de Discriminación; a nivel internacional la Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas y El Convenio 169 de la OIT, que en Bolivia han sido elevadas a rango de Ley y por tanto de cumplimiento obligatorio.

Finalmente, hacemos notar que, desde la Misión en Bolivia de la Oficina de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, alertan que los pueblos indígenas amazónicos, conocedores profundos de uno de los ecosistemas más diversos del planeta, están en grave riesgo por el Covid-19.

Otras noticias:

Plan Estratégico 2016 - 2021

Por una Bolivia democrática, equitativa e intercultural.

  • Organizaciones  indígena  originario  campesinas  democráticas, autónomas y autogestionarias Desafío 1 Organizaciones indígena originario campesinas democráticas, autónomas y autogestionarias Leer más
  • Desarrollo rural sostenible con enfoque territorial Desafío 2 Desarrollo rural sostenible con enfoque territorial Leer más
  • Gobiernos e instituciones públicas democráticas, interculturales y eficaces Desafío 3 Gobiernos e instituciones públicas democráticas, interculturales y eficaces Leer más

Enlaces que te pueden interesar: