30/09/2022

Los pueblos del Territorio Indígena Multiétnico (TIM) a pocos pasos de constituir su gobierno indígena.

Edgar Izurieta - Regional CIPCA Beni

Los pueblos del Territorio Indígena Multiétnico (TIM) a pocos pasos de constituir su gobierno indígena.

La Ley “De Creación de la Unidad Territorial del Territorio Indígena Multiétnico – TIM” fue aprobada por unanimidad por la Cámara de Senadores en su 212va sesión, el pasado 28 de septiembre del presente año, en la ciudad de La Paz, en el marco del proceso de autonomía indígena demandado hace 12 años por los pueblos indígenas que habitan el TIM (Mojeño Trinitario, Mojeño Ignaciano, Movima, Tsimane y Yuracaré) en el departamento de Beni.

La aprobación de la mencionada ley marca un hito importantísimo en el proceso de autonomía indígena del TIM y de otros procesos autonómicos en Bolivia, sin embargo, está pendiente la aprobación de la ley por la Cámara de Diputados, su promulgación por el Presidente de Bolivia, la elección de las autoridades según su estatuto autonómico y la puesta en funcionamiento del nuevo gobierno indígena.

Los pueblos del TIM están cada vez más cerca de logar su tan anhelada autonomía y constituirse en el primer gobierno indígena en el país gestionado por 5 pueblos indígenas, la primera autonomía indígena en el Beni y la primera en la Amazonía boliviana.

Una comisión del TIM conformada por jóvenes y dirigentes fue testigo de la aprobación de la mencionada ley por el Senado. Edwin Noza y Enrique Semo que apenas rozan los 30 años fueron parte de la comisión que se dio cita en la sede de gobierno.

Ambos jóvenes, tendrían menos de 18 años cuando en su comunidad, en el año 2010, las autoridades del territorio reunidas en una asamblea a la que denominan Encuentro de Corregidores, instancia máxima de toma de decisiones de los cinco pueblos indígenas que lo cogestionan decidieron iniciar el proceso de conversión de su territorio en autonomía indígena de base territorial.

Han transcurrido 12 largos años desde esa irrenunciable decisión a causa de las exageradas trabas burocráticas y la escasa voluntad política de algunas autoridades de los poderes del Estado Plurinacional (Electoral, Judicial, Ejecutivo y Legislativo) a los que tuvieron que acudir para exigir un derecho que a estas alturas queda claro no es una dádiva del poder sino una exigencia casi lograda a pesar del poder. 

Del mismo modo han transitado tres generaciones de dirigentes en el territorio que han puesto todos sus oficios entre avances y retrocesos para conseguir la autonomía indígena reconocida constitucionalmente y que ahora depende en esta última etapa de la aprobación y promulgación de una ley que defina la creación de la unidad territorial que será la jurisdicción de su gobierno propio.

La tensión por los nervios entre los dirigentes y bases de la comisión indígena del TIM iba en aumento debido a la incertidumbre natural en la que se envuelven los momentos previos al tratamiento de cualquier proyecto de ley, máximo si es un espacio signado por una evidente polarización política entre oficialismo y oposición. Sin embargo, esa misma cámara polarizada aprobó por “unanimidad” en sus estaciones en grande y detalle la Ley de Creación de la Unidad Territorial del TIM, situación que exime de un posible abanderamiento político una causa y demanda justa que solo es responsabilidad de la lucha y sacrificio de los pueblos indígenas que históricamente lo demandan y que han sido debidamente escuchados por el pleno de la Cámara de Senadores sin importar el color político de quienes facilitaron su aprobación. Ahora queda que esa misma ley aprobada en Senado sea tratada en carácter de revisión por la Cámara de Diputados, sesión que se prevé pueda llevarse a cabo la segunda semana del mes de octubre de 2022.

Tres generaciones dirigenciales debieron pasar para tener muy cerca el sueño del gobierno propio, y se va preparando una cuarta que es muy consciente de los retos y desafíos que significa la implementación de la autonomía indígena en el TIM. Jóvenes como Edwin y Enrique tienen ahora en sus manos el fruto de la acumulación histórica de los cinco pueblos que conforman su territorio, el mismo que ahora debe ser gestionado y administrado a futuro en base a los lineamientos plasmados en su estatuto autonómico que muy pronto cobrará vigencia abriendo nuevas páginas en la historia de este mítico y mágico territorio indígena. 

Otras noticias:

Plan Estratégico 2016 - 2021

Por una Bolivia democrática, equitativa e intercultural.

  • Organizaciones  indígena  originario  campesinas  democráticas, autónomas y autogestionarias Desafío 1 Organizaciones indígena originario campesinas democráticas, autónomas y autogestionarias Leer más
  • Desarrollo rural sostenible con enfoque territorial Desafío 2 Desarrollo rural sostenible con enfoque territorial Leer más
  • Gobiernos e instituciones públicas democráticas, interculturales y eficaces Desafío 3 Gobiernos e instituciones públicas democráticas, interculturales y eficaces Leer más

Enlaces que te pueden interesar: