CIPCANotas

Berta Cáceres en el día internacional de la mujer

Autor: Ximena Humerez Irusta (*)
Fecha: 08/03/2016

“En nuestras cosmovisiones somos seres surgidos del agua, de la tierra, del maíz, en los ríos somos custodios ancestrales del pueblo Lenca, resguardados además por los espíritus de las niñas que nos enseñan que dar la vida de múltiples formas por la defensa de los ríos, es dar la vida por el bien de la humanidad y de este planeta…¡Despertemos!, ¿despertemos humanidad ya no hay tiempo! Nuestras conciencias serán sacudidas por el tiempo, por estar solo contemplando la autodestrucción basada en la depredación capitalista, racista y patriarcal (discurso de la lidereza indígena Lenca hondureña Berta Cáceres al recibir el Premio Ambiental Goldman en 2015).

Ese llamado a despertar nos interpela para seguir luchando por la defensa de nuestra madre tierra y resguardar a aquellas mujeres y hombres indígenas que  son firmes y comprometidos defensores de la vida y del planeta. Al recordar este 8 de marzo el Día Internacional de la Mujer recordamos a Berta Cáceres asesinada este 3 de marzo por defender los derechos de las y los indígenas y de la madre tierra amenazada y vulnerada por grandes cooporaciones extractivistas que explotan los recursos naturales en las zonas rurales y territorios indígenas de su país, así como sucende en varios países de América Latina.

La lidereza indígena que coordinaba el Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH), luchó contra el proyecto de la represa de Agua Zarca de la empresa hondureña Desarrollos Energéticos SA (DESA) y la compañía  china  Sinohydro, la mayor constructora de represas del mundo. El proyecto  Agua Zarca, que sería construido en el sagrado Río Gualcarque, fue aprobado sin previa consulta del pueblo Lenca violando tratados internacionales que rigen los derechos de los pueblos indígenas. La represa impediría el abastecimiento del agua, comida y medicina para cientos de personas de la comunidades lencas y violaría su derecho a manejar y vivir de la tierra de forma sostenible.

La vulneración de los derechos de la madre tierra, de los pueblos indígenas, de las mujeres y a la amenaza a la vida no solamente es un caso particular de Honduras, donde luchó  Berta Cáceres, sino es una situación que viven y enfrentan todos los países de América Latina. Nuestro país no está al margen de esta problemática, estamos a tiempo de reflexionar y preguntarnos ¿por qué se dan estas situaciones en un país como el nuestro teniendo un marco legal para la protección de la tierra y sus recursos?. El 2010 fue promulgada la ley No. 071 de “Derechos de la Madre Tierra”, el 2012 la Ley 300 “Marco de la Madre Tierra y Desarrollo Integral para vivir bien” y se han desarrollado varios eventos nacionales e internacionales para discutir los derechos de la madre tierra y la preservación de la variedad de los seres que componen y conviven en la misma. Sin embargo, las normas y pronunciamientos todavía no se implementan para que el respeto a estos derechos sea efectivo.

¿Por qué hasta ahora, a casi seis años de la Ley 071 no se crea la Defensoría de la Madre Tierra que debería ser el mecanismo institucionalizado para la defensa de la madre tierra que permita proteger nuestros recursos? No es una excusa válida decir que después de casi 6 años no se creó esta instancia debido a una herencia del sistema neoliberal en el campo administrativo, como señaló el actual director ejecutivo de la Autoridad Plurinacional de la Madre Tierra (APMT), Ramiro Villarpando en una entrevista con Página Siete.

Es hora de que todas y todos seamos Bertas, despertemos y tomemos la palabra para denunciar la vulneración de nuestros derechos, la destrucción de nuestros territorios, la explotación indiscriminada de nuestros RRNN, la amenaza a nuestros medios de vida, es hora de exigir el cumplimiento de las normas que nos protegen, busquemos los mecanismos para implementarla, pero también cuidemos, revaloricemos y apoyemos a estas mujeres rurales en cuyas manos está la soberanía y la seguridad alimentaria de los pueblos y el futuro de nuestros hijos e hijas.

 

“Vos tenés la bala …yo la palabra, la bala muere al detonarse…la palabra vive al replicarse”. Berta Cáceres.

 

 

(*) Ximena Humerez Irusta es comunicadora de CIPCA.

Otros CIPCANotas:

Plan Estratégico 2016 - 2021

Por una Bolivia democrática, equitativa e intercultural.

  • Organizaciones  indígena  originario  campesinas  democráticas, autónomas y autogestionarias Desafío 1 Organizaciones indígena originario campesinas democráticas, autónomas y autogestionarias Leer más
  • Desarrollo rural sostenible con enfoque territorial Desafío 2 Desarrollo rural sostenible con enfoque territorial Leer más
  • Gobiernos e instituciones públicas democráticas, interculturales y eficaces Desafío 3 Gobiernos e instituciones públicas democráticas, interculturales y eficaces Leer más

Enlaces que te pueden interesar: