Por una Bolivia democrática, equitativa e intercultural

 

Propuestas Económicas Productivas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CIPCA/ 25 de febrero de 2015.- Hace más de una semana surge la preocupación de los pobladores de Cobija (capital del departamento de Pando) y municipios de aledaños ante la crecida del nivel de agua en el río Acre, que alcanzó 15,40 metros de altura; es decir muy cerca de la inundación del año 2012 que llegó a 17 metros de altura. Los barrios de la ciudad de Cobija más afectadas por las inundaciones son: Junín, Mapajo, Catarata y Villamontes, Frontera, Central, Bajo Acre, Petrolero y Bajo Virtudes. Según el COE departamental de Pando, las familias afectadas superan las 4 mil personas y más de 800 familias del área urbana, las mismas se encuentras en albergues (coliseos, centros educativos), ante esta emergencia se suspendieron las clases en las unidades educativas.

Mientras la crecida del río Tahuamanu, afecta más de 70 familias de los municipios de Bolpebra, Filadelfia y Puerto Rico, y se presume que irá en aumento en los próximos días. En el resto de los municipios de Pando se desconoce hasta ahora el grado de afectación; hay indicios que los pueblos indígenas de Machineri y Yaminahua estarían afectadas por las inundaciones pero no hay reportes oficiales de las autoridades, y por ahora es muy difícil el acceso.

La ayuda humanitaria de parte del gobierno central en alimentos, colchones, botas, ponchos impermeables, mosquiteros, entre otros ha llegado al área urbana de Cobija, pero no llega –al menos todavía no- a los Municipios afectados.

De acuerdo al informe del ministro de Defensa, Jorge Ledezma, se espera que el nivel del agua en el río Acre inicie el descenso durante los próximos 2 a 4 días. Las autoridades sanitarias de SEDES manifestaron estar preocupadas y anunciaron que se está trabajando ante un posible brote de las enfermedades respiratorias agudas, gastrointestinales y otros. Un grave problema es que gran parte de la población ha quedado sin servicios básicos, agua potable ni energía eléctrica, que complican aún más la situación de los pobladores de la capital pandina.

CIPCANotas

Suscripción CIPCANotas

Enlaces