Por una Bolivia democrática, equitativa e intercultural
B-elninio.jpgENCCLICA.jpgalainza.jpgprop.jpg

Propuestas Económicas Productivas

CIPCA / Diciembre 2013.- La Cumbre de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático - COP 19, realizada en noviembre de 2013 en Varsovia-Polonia, ha permitido avances importantes en el régimen legal e institucional sobre Cambio Climático, pero también ha implicado una serie de dificultades y desafíos, sobre todo para los países en desarrollo.

De acuerdo a lo expuesto por el equipo de negociación del Estado Plurinacional de Bolivia, en la COP 19, los países desarrollados enfatizaron en la eliminación de las responsabilidades históricas que tienen sobre Cambio Climático y en particular sus compromisos de transferencia de financiamiento, tecnología y desarrollo de capacidades a los países en desarrollo. En contra posición, los países en desarrollo mostraron un mayor interés sobre acciones efectivas de mitigación y adaptación al cambio climático con una efectiva transferencia de financiamiento y tecnología, reslatando la necesidad de respetar plenamente el enfoque de responsabilidad común pero diferenciada.

Desde la posición y estrategia definida por el equipo de negociación del Estado Plurinacional de Bolivia, los avances más importantes fueron los de haber obstaculizado el establecimiento de nuevos mecanismos de mercado de carbono y así también la consolidación del Mecanismo Conjunto de Mitigación y Adaptación en el marco de la gestión integral de bosques.

En la COP 19, Bolivia fue uno de los países que se opuso sistemáticamente a la consolidación de los enfoques de mercado en la CMNUCC ya que el establecimiento de mercados en Cambio Climático pondría en marcha el proceso de comercialización/mercantilización de las funciones ambientales de la Madre Tierra, además de que estos no serían una solución real y sostenible al Cambio Climático, sino más bien profundizarían aun más la actual crisis climática.

Por otro lado, la propuesta boliviana del Mecanismo Conjunto de Mitigación y Adaptación, planteado en la Ley Marco de la Madre Tierra – No. 300 y en las negociaciones internacionales, promueve un abordaje integral de las múltiples funciones de los bosques con acciones conjuntas de mitigación y adaptación de tal modo que los beneficios de la aplicación de este enfoque sean igualmente integrales, esta propuesta fue incorporada en las decisiones oficiales de Naciones Unidas como un enfoque que no está basado en los mercados y como un instrumento alternativo al enfoque del pago de servicios ecosistémicos de REDD+ (Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación de Bosques).

Sin embargo, pese a los avances conseguidos por el Estado Plurinacional de Bolivia en las negociaciones internacionales, aun el gran reto es el de lograr un acuerdo global vinculante que permita reducir drásticamente las emisiones de GEI entre un 40% y un 50% con relación a los niveles de 1990 bajo el principio de responsabilidad compartida pero diferenciadas, y el reconocimiento de la deuda histórica. Bajo el actual esquema de negociación, que dá lugar a una débil participación de la sociedad civil, además de los intereses nacionales, especialmente de los países emergentes de crecimiento económico, será sumamente difícil lograr acuerdos vinculantes, por lo que es necesario generar espacios de incidencia desde la sociedad civil con los gobiernos para que estos logren actuar a la altura de la actual crisis climática.

CIPCANotas

Suscripción CIPCANotas

Enlaces