Por una Bolivia democrática, equitativa e intercultural
B-elninio.jpgENCCLICA.jpgalainza.jpgprop.jpg

Propuestas Económicas Productivas

CIPCA–Norte 18/11/2011.- El pasado 15 de noviembre en la ciudad de Trinidad, capital del departamento del Beni, se realizó el encuentro denominado "Implicancias del proyecto de construcción de la hidroeléctrica de Cachuela Esperanza en el Departamento del Beni".

Este encuentro fue organizado por la Brigada Parlamentaria del Departamento de Beni, con la participación de la Empresa Nacional de Electricidad (ENDE), representantes del Ministerio de Medio Ambiente y Aguas e investigadores independientes, quienes reconocen que la producción de los 990 Megawattios de la hidroeléctrica Cachuela Esperanza, provocará la inundación de un total de 1.016 km2.

Por otro lado, la empresa estatal ENDE, como el Ministerio de Medio Ambiente y Agua, manifiestan que la consultora canadiense TECSULT, no dio cumplimiento a los términos del contrato y tampoco ha finalizado la Evaluación de Impacto Ambiental (EIA), la consulta  y el informe final a la fecha es ¿cuáles fueron los factores?. Tal vez por ahora no lo sabremos exactamente.

Pero qué significa 1.016 km2 de afectación del megaproyecto Cachuela Esperanza; si a eso le sumamos los 10.502 km2 de área de inundación solamente en la época de lluvias, como fue el 2007, tendremos un total de 11.518 km2 de superficie inundada; es decir, que representaría como el 51.34% del territorio de la provincia Vaca Diez.

Cabe resaltar que el Megaproyecto Cachuela Esperanza tiene un costo aproximado de 2,9 mil millones de Dólares, sin incluir los costos socio-ambientales. Haciendo cálculos, la Megarepresa generaría energía con un costo de $us. 65 por Megawattios, mientras un Megawattio generado por las represas de Jirau y Santo Antonio tienen costos mucho menores ($us. 43 y $us. 34 respectivamente), lo que hace que la energía generada por hidroeléctrica Cachuela Esperanza no podrá competir con la oferta por las represas brasileras.

Según Jorge Molina (UMSA), para que Cachuela Esperanza sea económicamente rentable, se tendría que vender el Megawattio a $us. 100, mientras que el precio de compra en Brasil, único potencial comprador, es de $us. 40 lo que hace que el proyecto sea económicamente inviable.

El trasfondo del proyecto Cachuela Esperanza, que es parte de un proyecto más grande, con en total 4 represas: dos en Brasil (Jirau y Santo Antonio), Ribeirao (en la zona binacional) y Cachuela Esperanza; es optimizar al máximo los 60 metros de desnivel, que estén sintonizadas en un sistema en cascada. Técnicamente la construcción de la megarepresa Cachuela Esperanza excluiría la construcción de la otra represa prevista, la binacional de Ribeirao, porque las turbinas de Cachuela Esperanza quedarían sumergidas por las aguas acumuladas por Ribeirao, ya que el desnivel entre ambas represas sería solamente de 11 metros.

Bolivia no requiere de los megaproyectos para satisfacer las necesidades de energía al Norte Amazónico, porque la demanda de energía proyectada al año 2045, requerirá de 96 Megawattios, entonces la Empresa Nacional de Electricidad (ENDE) debe analizar los proyectos elaborados del año 1988 ó buscar otras alternativas de generación de energía, pero que no afecten la socio-económica, el habitad de las comunidades campesinas, pueblos indígenas y el medio ambiente de la región.

Esperamos que el Gobierno Central, que pregona el VIVIR BIEN y los protagonistas del proyecto Cachuela Esperanza se den cuenta a tiempo que este el mismo no trae esperanza de vida alguna, más al contrario puede convertirse en una pesadilla para los bolivianos, tal vez peor de lo que fue la VIII Marcha Indígena.

CIPCANotas

Suscripción CIPCANotas

Enlaces