Por una Bolivia democrática, equitativa e intercultural
B-elninio.jpgENCCLICA.jpgalainza.jpgprop.jpgzcoverConvocatoria.jpg

 

Propuestas Económicas Productivas

Con el objetivo de mejorar la salud, higiene de la vivienda y la calidad de vida de la población local, reduciendo el consumo de leña y la deforestación de la vegetación nativa del valle Alto; el Centro de Investigación y Promoción del Campesino (CIPCA) en coordinación con la Agencia de Cooperación Técnica Alemana (GTZ) iniciaron la construcción de Cocinas Malena en 7 comunidades del municipio de Anzaldo de la provincia Esteban Arce del departamento de Cochabamba.

Este proyecto, según Corina Miranda técnica de CIPCA, se está realizando con familias campesinas interesadas en reducir el hollín y humo de los ambientes destinados a la cocina y así proteger su salud. Las cocinas Malena se elaboran con barro y adobe preparado por los beneficiarios y otros materiales necesarios como ladrillos, botellas y galones de plástico; este trabajo se complementa con el apoyo de la cooperación alemana que entrega chimeneas y rejillas que complementan las cocinas.; CIPCA por su parte se encarga de la capacitación y asistencia técnica para la implementación de las cocinas. Además de capacitar a los promotores locales para generar  una réplica en las otras comunidades

Entre las comunidades que serán beneficiarias durante esta gestión se tiene a Calallusta y Alfa Mayu, posteriormente se pretende abarcar a las restantes 28 comunidades. “En Calallusta ya se elaboraron 5 cocinas, como parte de la primera fase”, manifestó Miranda, afirmando que para este año se tienen prevista la construcción de 15 cocinas en dichas comunidades. Siendo beneficiadas más de 230 familias de la zona en cuatro años de duración del proyecto.

Además, al ser un proyecto integral, se está impartiendo talleres de educación nutricional con mujeres, hombres y niños de las comunidades. Los “Talleres de elaboración de Comidas Nutritivas” que se realizan son de dos tipos, según señala Miranda a tiempo de aclarar que uno está dedicado a la preparación de alimentos con los productos del huerto (acelgas y remolachas) y el segundo con los alimentos del lugar (quinua, habas secas y trigo); con el fin de diversificar y revalorizar la alimentación nutritiva con que cuentan las comunidades.

El proyecto no sólo contempla la creación de cocinas sino también la construcción de mesones y aplicación de cal en viguetas donde se procede con la preparación de alimentos, proporcionando ambientes más limpios e higiénicos.

En la mayoría de las comunidades del valle alto, la población del área rural cocina con leña en fogones abiertos y rústicos de barro, que originan muchos problemas para la salud de las familias, la exposición constante al humo trae problemas respiratorios que en un futuro podrían desencadenar enfermedades de tipo respiratorio.

Asimismo la recolección de leña requiere tiempo y dinero, además contribuye negativamente a la deforestación, acrecentando los problemas de erosión con efectos sobre el clima.

Los Resultados

“Uno de los efectos más importantes es la disminución del tiempo de cocción de los alimentos hasta un 30%; a causa de que el aire caliente, generado en la cámara de combustión que llega directamente a las ollas a través de los canales de distribución no se dispersa o escapa como lo hacía en el fogón tradicional”, explica Miranda, proporcionando mayor tiempo a las mujeres para otras labores en el campo o con la familia.

Aunque este proyecto se enfoca en mejorar el ambiente para la cocción de alimentos, tendrá un impacto en las áreas múltiples.

Principalmente, la presencia de estas cocinas no sólo sirven como un incentivo para las primeras familias sino también de ejemplo para otros miembros de las comunidades para mejorar la salud, higiene y la calidad de vida reduciendo el consumo de leña y la deforestación de la vegetación nativa de la zona.

 

 

 

CIPCANotas

Suscripción CIPCANotas

Enlaces