Por una Bolivia democrática, equitativa e intercultural
B-elninio.jpgENCCLICA.jpgalainza.jpgprop.jpg

Propuestas Económicas Productivas

El año más caliente desde 1850

Si pensábamos que la COP15 en Copenhague había sido difícil y que las posiciones de negociación de los países desarrollados entonces eran duras, la COP16 en Cancún parece levar esto a un nuevo nivel. Comparado con la conferencia de Cancún, lo ocurrido hace un año en Copenhague parece pequeño. La intransigencia del mundo industrializado se recrudece y nos muestra una de sus peores caras.

Algunos de los elementos más importantes de este endurecimiento de posiciones que vemos en Cancún son el tajante rechazo que Japón hace a una ampliación del Protocolo de Kioto, ampliación que en verdad estaba contemplada dentro de los compromisos de protocolo mismo, y por otro lado la sistemática y abierta arremetida contra el principio de la “Responsabilidades comunes pero diferenciadas” que promueve Estados Unidos, principio sobre el cual está construida la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC) y que implica un reconocimiento a la responsabilidad histórica de quienes han contribuido más a las causas del problema y que por lo tanto se han beneficiado más de un proceso de industrialización y aprovechamiento de recursos naturales fundamentalmente irracional e insostenible. Incluyendo enormes áreas deforestadas, millones de barriles de petróleo y toneladas de carbón mineral extraídos y empleados en el proceso de la era industrial del primer mundo.

Para añadirle algunas complicaciones más a este escenario, son preocupantes los rumores que se leen en algunos de los periódicos más importantes a nivel mundial acerca del posible abandono de la conferencia que Estados Unidos planearía hacer y los desesperados esfuerzos que hacen los negociadores de los países desarrollados para impulsar propuestas por demás conflictivas con los intereses de los países en vías de desarrollo y sus pueblos campesinos indígenas como lo son los mercados de carbono vinculados a REDD y sistemas de compensación de carbono (offsetting).

Los próximos días mostrarán que posibilidades verdaderas existen de progreso en estas negociaciones, sin embargo lo visto hasta ahora parece indicar que la única dirección en que esta conferencia se mueve, al menos por el momento, es para atrás.

Como para restregarnos en la cara las consecuencias ya sentidas por el proceso de alteraciones climáticas nos llegan alarmantes datos de la Organización Mundial de Meteorología que ponen al presente año 2010 como el más caliente de la historia, al menos hasta octubre.

En Julio las temperaturas en Moscú por ejemplo se elevaron casi 8 grados por encima de lo normal superando el record de 2 grados en tanto que la muerte de corales fue observada en diferentes océanos, algo que solamente había ocurrido en 1998, año record en temperaturas.

Pakistán por otra parte sufrió las peores inundaciones en la historia mientras que en partes de la Amazonia, incluida la Amazonía boliviana, se experimentó una aguda sequia según la Organización Mundial Meteorológica (WMO). Simultáneamente una considerable extensión del Chaco sufrió también de la perdida de hasta un 100% de los cultivos de maíz. Canadá por otro lado experimentó el año más caliente en su historia.

Pero de estos calores no necesitan sufrir los negociadores de los países desarrollados en la COP16 pues los organizadores mexicanos se han encargado de instalar sistemas de aire acondicionado que les permiten utilizar “cómodamente” chompas y hasta chalinas en los corredores pese a que afuera este haciendo cerca de 30 grados centígrados. Tal vez esto mantiene la ilusión de un mundo menos caliente, al menos en la cabeza de algún negociador.

CIPCANotas

Suscripción CIPCANotas

Enlaces