Por una Bolivia democrática, equitativa e intercultural
B-elninio.jpgENCCLICA.jpgalainza.jpgprop.jpg

Propuestas Económicas Productivas

Con el propósito de comprender y analizar los posibles efectos que conlleva la construcción de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Mojos, organizaciones indígenas e instituciones de apoyo al desarrollo rural, hacen el seguimiento al proceso de ejecución del proyecto caminero y abren espacios de discusión  y análisis sobre sus impactos.

El TIPNIS creado en 1965 con el fin de conservar las cuencas hidrográficas, las nacientes de los ríos para la navegación, la riqueza de los recursos naturales y la belleza escénica, fue declarado en 1990 Territorio Indígena de los pueblos Mojeño, Yuracaré y Chimán, tiene un área protegida de 1.236.296 has, ubicadas entre las provincias Moxos del Beni y Chapare de Cochabamba. Las alternativas de tramos considerados para la construcción de la cefrretera de referencia fueron: la actual carretera pavimentada Cochabamba – Trinidad, con una longitud de 899 km. y la propuesta de las Prefecturas del Beni y Cochabamba que atraviesa el TIPNIS en línea recta, con una longitud de 552 km, cruzando por la zona central y menos intervenida del parque. De acuerdo al Plan de Manejo del Parque, en esta zona está prohibida la construcción de infraestructuras.

El proyecto que estuvo paralizado  mucho tiempo por cuestionamientos de sobre precio, de los servicios de contratación y falta de financiamiento, hoy es analizado en su conjunto por organizaciones e instituciones que hacen seguimiento al proceso de ejecución de la empresa brasilera contratada OAS, desde principios del pasado mes de agosto, cuando se ratificó el convenio de financiamiento.

Isidro Yujo, presidente de la CPEMB y dirigente indígena del TIPNIS en relación al tema sostuvo: “Nosotros como pueblo indígena siempre tenemos las relaciones bien concertadas con la naturaleza, respetando todo lo que es flora y fauna, porque vemos que todo lo que existe alrededor del hombre es parte de la  vida, por lo tanto cuando decimos que hay que respetar el derecho a la vida entonces debemos respetar a todo lo que es la naturaleza, tratar de cuidar el agua, cuidar los arboles, los animales que también son parte de la vida y también tienen vida.  En sí, es algo desequilibrada la situación ahora, porque somos muy poco los que ahora vivimos tratando de proteger el medio ambiente, proteger lo que son los recursos forestales, solo se ven los intereses económicos del hombre, pero no se dan cuenta que muchas gente se siente dañada, y lo que se pide es que se tome en cuenta el otro lado.”  

Los impactos ambientales negativos en la construcción de la carretera dentro del TIPNIS identificado por organizaciones e instituciones son: la deforestación, el cambio de cursos de agua, afectación a drenajes naturales y disminución de la biodiversidad. A nivel social, cultural y económico, los posibles efectos son: la colonización, conflictos sobre la tierra, avasallamiento y pérdida de identidad en los pueblos originarios de la zona.

CIPCANotas

Suscripción CIPCANotas

Enlaces