Por una Bolivia democrática, equitativa e intercultural
B-elninio.jpgENCCLICA.jpgalainza.jpgprop.jpgzcoverConvocatoria.jpg

 

Propuestas Económicas Productivas

El Centro de Investigación y Promoción del Campesinado (CIPCA) Cochabamba presentó dos de sus experiencias de trabajo en la exhibición itinerante género y agua “Caminos del agua”, que se realizó entre el 25 de noviembre y el 1 de diciembre en instalaciones del Tambo Quirquincho, en la ciudad de La Paz, esta actividad estaba organizada por la Alianza de Género y Agua de Bolivia, en el marco de la preparación del IV Foro Mundial del Agua que se realizará en México el 2006.

Judith Marca Cáceres, fue la representante de CIPCA que presentó las dos experiencias de trabajo a través de videos, el primero referido a: “Propuesta Productiva bajo riego por sistema de atajados en el Municipio de Anzaldo”, proyecto desarrollado a 70 kilómetros de la ciudad de Cochabamba en la segunda sección de la provincia Esteban Arce.

Allí existían problemas en el sector agrícola: la escasa infraestructura, la dependencia de las lluvias para la producción y la degradación de los suelos por la falta de protección y conservación de la vegetación hicieron que en septiembre de 1998 CIPCA y el Municipio de Anzaldo iniciaran el proyecto de aprovechamiento de agua con la construcción de 3 atajados, al poco tiempo la demanda creció por los buenos resultados y se construyeron más atajados con capacidades de 1000 a 3000 m3.

Las comunidades beneficiadas con estas obras son: : T´aracuchu, Kalallusta, Phinquina, Mollini, Tijraska, Torancalí, Uma Pirua, Chapini, San Isidro, Sivingani, Aguada, Lagunitas y Pajcha Pata; en total son 932 atajados beneficiando a 932 familias.

El segundo video sobre: “Apoyo a los productores rurales de Sacabamba en la transformación de su base productiva de secano a riego”, explica el proyecto desarrollado, a 80 kilómetros al sudoeste de Cochabamba, en la cuarta sección de la misma provincia el cual consiste en la construcción de una represa de hormigón armado de 22 metros de alto y con una capacidad de almacenamiento de 600 mil m3, además cuenta con un vertedor de 25 m3 y dos compuertas para riego y limpieza.

El proyecto referido al sistema de riego de Ch`iyara Qhochi, en el cual se incluye la represa, lo empieza a ejecutar el Municipio de Sacabamba en 1996 con la participación de 5 comunidades en una extensión de 250 hectáreas y beneficiar a 210 familias.

Posteriormente, en 1998, CIPCA y la Agencia de Cooperación Suiza (COSUDE) inician el proyecto “Apoyo a los productores rurales de Sacabamba en la transformación de su base productiva de secano a riego”, el cual concluye en el 2000 y complementaba el anterior proyecto. 
A fines de 1999 la institución Agua y Tierra Campesina (ATICA), representantes del municipio de Sacabamba, las instituciones que trabajan en la región (entre ellas CIPCA) y las comunidades priorizaron el proyecto de construcción de la segunda fase del sistema de riego, siguiendo las líneas de acción de CIPCA.

Los beneficios de estos proyectos son efectivos en los siguientes ámbitos: organizativo, económico-productivo, social y medioambiental. De manera general se logró movilizar a la comunidad para la construcción de las obras y posteriormente para conformar organizaciones sociales fuertes que se encarguen de la gestión, administración y control de los proyectos.
También se logró la diversificación de la producción agrícola, además de producir papa y algunos granos, se incorporan hortalizas y frutas que no existían en la zona (alfalfa, cebolla, lechuga, beterraba, haba, arveja, durazno y manzana), cambiando el sistema de la agricultura tradicional del campesino.

Se pudo generar mayor sensibilidad respecto al manejo y conservación de los recursos naturales: agua, tierra, y flora que son esenciales para la producción agrícola, evitando la degradación y erosión de los suelos agrícolas y no agrícolas mediante su reforestación y el uso adecuado de aguas.

Se mejoraron los ingresos económicos de las familias, lo cual tuvo influencia positiva en otros aspectos como salud y educación; la posibilidad de satisfacer necesidades básicas disminuyó los niveles de migración y generó mejoras en la seguridad alimentaria de los habitantes de la región.
De manera amplia, se dinamizó la economía de la región mediante el manejo de suelo y agua para la introducción de cultivos nuevos y que posteriormente eran comercializados, todo esto no podía haberse logrado sin un proceso de asistencia técnica adecuada a todos los comunarios beneficiados.

CIPCANotas

Suscripción CIPCANotas

Enlaces