Por una Bolivia democrática, equitativa e intercultural
B-elninio.jpgENCCLICA.jpgalainza.jpgprop.jpg

Propuestas Económicas Productivas

Divididos por una ONG ganaderos y nativos de San Ignacio de Moxos Jorge F. Arancibia Siles Reacción. El pueblo no quiere que siga funcionando. Ellos lamentan el suceso El asesinato del alcalde de San Ignacio de Moxos, ha dividido en dos bandos a los pobladores del lugar, y donde una Organización No Gubernamental (ONG) se encuentra como la ´manzana de la discordia´ entre sectores. La sindicación que hizo el homicida del alcalde, referente a que un dirigente campesino, trabajador del Centro de Investigación y Promoción del Campesinado (Cipca) fue quien le pagó $us 200 para que asesine al burgomaestre, generó la ira de una turba que destruyó las oficinas donde funcionaba esta institución.

Un grupo de agricultores que miraban lo que quedó de las oficinas de Cipca, expresó su malestar por los destrozos causados por los ganaderos, a quienes consideran sus enemigos. Sin querer identificarse explicaron el perjuicio que les significa el cierre temporal o definitivo de esas oficinas, ya que era la única institución que les brindaba semillas y plantines, para sus cultivos. Señalaron que los ganaderos nunca simpatizaron con el Cipca, porque esta institución les hacía ver que merecían más atención del municipio. En contrapartida, Ricardo Rivero Suárez, presidente del Concejo Municipal de San Ignacio de Moxos y que por la muerte del alcalde Eduardo Abularach, deberá asumir como alcalde, sostuvo que el pueblo no quiere que Cipca siga funcionando ahí, ya que para ellos esa institución tuvo que ver con los hechos de sangre del viernes. Agregó que su persona respetará las leyes, aunque no es responsable de lo que haga la gente. Rivero Suárez, señaló que las diferencias nunca han sido con los campesinos, sino con los colonos que quieren apoderarse de tierras ajenas. Por su parte el directorio de Cipca lamenta la muerte de Abularach y manifiesta sus condolencia a los familiares y repudian todo acto de violencia, contra personas e instituciones que buscan mejorar las condiciones de vida de la población de Moxos. Cipca tomó contacto con autoridades del gobierno para pedir protección al personal de la institución y reafirmaron su vocación de servicio en un ambiente no violento y de resolución de conflictos. Fernando Malue mató con tres disparos al alcalde. Sorprendió el desenlace En un breve sondeo realizado entre los ignacianos, se constató que el homicida Fernando Malúe, era conocido en el pueblo y la gente le tenía alguna simpatía. "Estoy seguro de que le pagaron para que matara a don Mozo, ‘Nando’ no era una persona tirada al mal”, señaló un mototaxista. Rosario, una vendedora, dijo que a Malue le debían dos sueldos que no pasaban de Bs. 1.500 desde hace más de un año y medio y no le pagaban. Juan, dijo que ´Nando´ se iba a los aserraderos a trabajar, y cuando regresaba pedía que le paguen. Todos los consultados coincidieron en señalar que Malue no era problemático. Todo el pueblo guardó duelo en el velorio Como muestra del sentimiento de pesar que había en la población de San Ignacio de Moxos, la noche del velorio todos los centros de concentración de jóvenes permanecieron cerrados hasta ayer sábado en la noche, luego de pasado el entierro del alcalde Eduardo Abularach. "Mucha gente lo quería, especialmente los que bailaban danzas típicas", indicó una vendedora de sándwiches que lamentaba la muerte del edil, como también de lo que había perdido de vender por el cierre de los locales. Mientras la población dormía, el autor del crimen, Fernando Malue, fue trasladado hasta la ciudad de Trinidad, donde fue internado en un hospital del lugar. De sobrevivir Malúe, deberá ser detenido en la cárcel de Mocoví en la capital beniana.

CIPCANotas

Suscripción CIPCANotas

Enlaces