Por una Bolivia democrática, equitativa e intercultural
B-elninio.jpgENCCLICA.jpgalainza.jpgprop.jpg

Propuestas Económicas Productivas

A LA OPINIÓN PÚBLICA NACIONAL E INTERNACIONAL ANTE LOS HECHOS VIOLENTOS EN SAN IGNACIO DE MOJOS

El día viernes 19 de diciembre de 2003 a horas 10:30, en el municipio de San Ignacio de Mojos, de la provincia Mojos del departamento del Beni, fue victimado por dos disparos de arma de fuego el Alcalde Municipal de esa localidad, el señor Eduardo Abularach, a manos de un trabajador de una de sus estancias. El hecho habría tenido aparentemente como móvil una deuda pendiente que el occiso mantenía respecto del supuesto agresor, desde hacía dos años.

El sindicado, un indígena del pueblo Movima, fue detenido casi inmediatamente por las autoridades locales y conducido a dependencia policiales. A las 13:30 horas, una turba en la que estaban varios funcionarios municipales, ganaderos, familiares y otros partidarios del Alcalde victimado, ingresaron violentamente a la sede policial para secuestrar al sindicado y después de golpearlo y torturarlo, pretendiendo lincharlo, buscaron obtener declaraciones incriminatorias hacia dirigentes indígenas como supuestos autores intelectuales del crimen. Poco después, a las 14:30 horas, la misma gente se dirigió a las oficinas del Centro de Investigación y Promoción del Campesinado (CIPCA), donde allanaron la sede, destrozando y quemando todo su mobiliario, además de agredir a la secretaria, acusando a esta institución de los sangrientos hechos sucedidos, argumentando que dicha institución brinda apoyo a los pueblos indígenas del Beni. En horas de la tarde-noche, intentaron infructuosamente allanar las oficinas de las Subcentrales del Territorio Indígena Multiétnico (TIM), y de la Subcentral del Territorio Indígena Mojeño Ignaciano (TIMI), lo que no lograron debido a la guardia de comunarios indígenas que se instalaron en defensa de sus oficinas. Las agresiones también llegaron a los periodistas quienes quisieron reportar los hechos, pero fueron amenazados por la turba si intentaban informar de lo ocurrido. A partir de ese momento se ha desatad una persecución feroz e irracional contra el pueblo Indígena Mojeño, sus dirigentes, sus oficinas, y las instituciones que los apoyan. Desde hace tiempo y producto del proceso de saneamiento de tierras en la región, se ha generado un clima de violencia y persecución hacia nuestros hermanos dirigentes indígenas y asesores que defienden a nuestras organizaciones y nuestros legítimos derechos. Estas agresiones vienen siendo promovidas por los grupos de terratenientes que pretenden consolidar grandes extensiones de tierras improductivas y se sienten afectados por el seguimiento estrecho que el Pueblo Mojeño está haciendo al proceso de demarcación y titulación de sus territorios ancestrales. La Organización No Gubernamental CIPCA, trabaja desde hace más de 30 años junto a los sectores más desfavorecidos de la sociedad boliviana. En Mojos sus funcionarios han sido objeto de agresiones, como la sufrida hace un año contra el comunicador de la institución y el párroco de la zona. Este nuevo hecho no hace más que confirmar que las instituciones que nos apoyan sufren igual o peores consecuencias por estar a nuestro lado exigiendo la vigencia y respeto de nuestros derecho. Las agresiones sufridas en los últimos años por instituciones que trabajan con nosotros apoyando nuestras justas reivindicaciones no han sido esclarecidas, pese a las demandas nacionales y compromisos de llevar adelante investigaciones transparentes. Ante estas agresiones y ante el peligro inminente de perder las vidas de nuestros hermanos indígenas: CONDENAMOS el allanamiento, saqueo e incendio a las oficinas de CIPCA, quienes han sido objeto de estas acciones, sólo por el hecho de estar con nosotros y asesorarnos para que nuestros territorios sean respetados. DENUNCIAMOS la persecución que están sufriendo nuestros hermanos dirigentes, por personas que pretenden vincularlos con este y otros hechos. EXIGIMOS a las autoridades competentes la inmediata y urgente acción para preservar la vida de nuestros hermanos perseguidos, garantías para las instituciones que nos apoyan, así como la investigación de todos estos hechos, para que quienes l hayan realizado o incitado sean procesados por ley.

Es dado en los salones de la Coordinadora de Pueblos Étnicos de Santa Cruz (CPESC), en Asamblea Consultiva Departamental, a los diecinueve días del mes de diciembre de 2003. Por la Asamblea Mesa del Presidium Hebert Vaca Hernán Dosapey Carmen R. Aviguenda Jeaneth Menacho Presidente Strio. de Actas Moderadora Vocal Organizaciones Participantes Coordinadora de Pueblos Etnicos de Santa Cruz (CPESC) Organización Indígena Chiquitana (OICH) Central Indígena Paikoneka de San Javier (CIP-SJ) Central Indígena de Comunidades de Concepción (CICC) Central Indígena de Comunidades Originarias de Lomerio (CICOL) Central Indígena del Bajo Paraguá (CIBAPA) Asociación Indígena de Comunidades de San Ignacio de Velasco (AICSIV) Central de Comunidades Indígenas de San Miguel de Velasco (CCISM) Asociación Indígena de Comunidades de San Rafael de Velasco (AICISRV) Central de Comunidades Indígenas de Chiquitana de San José de Chiquitos (CCICHSJCH) Central Indígena Chiquitana Amanecer Roboré (CICHAR) Central Indígena Reivindicativa de la Provincia Angel Sandoval (CIRPAS) Central Indígena Chiquitana Germán Busch (CICHGB) Central Indígena Chiquitana de Pailón (CICHIPA) Centrales del Pueblo Indígena Guarayo Central Interétnica de Ascención de Guarayos (CIEA) Central Comunal Urubichá (CECU) Central Ayorea Nativa del Oriente Boliviano ( CANOB) Concejo De pueblos Indígenas Yapacaní Santa Cruz (CPIYSC-Pallar).

CIPCANotas

Suscripción CIPCANotas

Enlaces