Por una Bolivia democrática, equitativa e intercultural

 

Propuestas Económicas Productivas

El 14 de abril de 2009 se aprobó la Ley 4021 del Régimen Electoral Transitorio y en su artículo 19 establece: “..Para las elecciones del 6 de diciembre de 2009, 4 de abril de 2010, los demás procesos electorales y las consultas populares, se dispone la conformación de un nuevo padrón electoral, mediante la inscripción y registro de todos los ciudadanos bolivianos habilitados para sufragar..”.

Y añade que el nuevo Padrón Electoral “..deberá ser formulado mediante un sistema de registro biométrico que deberá ser aplicado a la totalidad de las personas habilitadas para votar. El registro biométrico comprende huellas dactilares de los diez dedos de la mano, fotografía digital y firma, además de los datos referidos a la identidad de la persona..”.

El Órgano Electoral Boliviano, por mandato de la Ley 4021 ha asumido el desafío de la conformación del nuevo Padrón Electoral para garantizar la realización de las elecciones generales del 6 de diciembre de 2009 y en su calendario electoral ha establecido que el registro en el Padrón Electoral Biométrico comenzará en todo el país el 1 de agosto de 2009 y concluirá el 15 de octubre de 2009. (Corte Nacional Electoral, junio de 2009: Documento de información pública Nº. 1).

En la perspectiva de mejorar nuestro sistema de registro de electores, la conformación e implementación de un nuevo padrón electoral con registro biométrico es muy importante, porque a mediano y largo plazo nos permitirá superar problemas de vieja data como: la suplantación de identidades, depuraciones arbitrarias, deficiencias en el registro de identificación personal, entre otros.

Lo que sí es preocupante, es el plazo extremadamente corto -del 1 de agosto al 15 de octubre de 2009- establecido para el registro biométrico de todos los electores para participar en las elecciones generales del 6 de diciembre de 2009, donde nada menos se elegirá –por cinco años- al Presidente y Vicepresidente de la República y miembros de la asamblea legislativa plurinacional, en el marco de la aplicación de la actual Constitución Política del Estado.

Según opinión de Rubén Vargas[1], la Corte Nacional Electoral ya  tenía elaborado un proyecto para llevar adelante el padrón electoral biométrico y que consideraba un plazo de más de dos años (www.nobosti.com/spip, 16/04/09). De manera coincidente José Waldenberg[2] afirma que la implementación de un sistema similar de registro en México, se ha realizado entre 1992 a 1994 (El Deber, 13/06/09).

Si tomamos en cuenta estos antecedentes y el contexto socioeconómico rural de nuestro país, donde existe carencia de servicios básicos, energía eléctrica, telefonía, internet, limitados recursos humanos capacitados en el manejo de sistemas informatizados, escasa infraestructura vial, geografía compleja, personas indocumentadas, carencia de asientos electorales y factores climatológicos, es comprensible la preocupación de muchos sectores sociales rurales, que ya se pronunciaron advirtiendo que no será posible empadronar a cerca de 4 millones de ciudadanas y ciudadanos en edad de votar, en tan sólo 75 días de plazo y por lo tanto, están exigiendo a las autoridades competentes tomar las debidas previsiones necesarias para evitar la violación de los derechos políticos – principalmente- de la población rural.

Desde mi punto de vista, ante este eminente problema que puede empañar el proceso electoral del 6 de diciembre de 2009, al menos existirían dos alternativas para evitar conflictos políticos con desenlaces imprevisibles, la primera, es que todos los ciudadanos y ciudadanas y actores políticos tendríamos que asumir un compromiso decidido de participar y/o apoyar el registro de todas las personas en edad de votar, en el plazo de 75 días que ha previsto el Órgano Electoral, la segunda, como una medida preventiva y en resguardo de los derechos políticos de la población rural sería importante viabilizar – a través de un acuerdo político- la utilización de un padrón electoral mixto, por un lado, el padrón biométrico para los electores que logren reinscribirse en dicho sistema y por otro lado, el padrón actual para los electores que no logren reinscribirse en el registro biométrico.

Caso contrario, el riesgo es alto de vulnerar derechos políticos establecidos en la propia Ley 4021 del Régimen Electoral Transitorio, que determina: “..todas las ciudadanas y ciudadanos tienen el derecho a participar libremente en la formación, ejercicio y control del poder político; el sufragio constituye la base del régimen democrático; los ciudadanos, sin distinción alguna, gozan del derecho del sufragio;  los bolivianos y bolivianas tienen derecho a una participación eleccionaria en igualdad de condiciones, cualquiera sea nuestro nivel de instrucción, ocupación, salario, renta o género..”.

[1] Rubén Vargas es Director de Educación Ciudadana de la Corte Nacional Electoral, declaración pública sobre el tema,  en fecha 16 de abril de 2009.

[2] José Walderbeng es Ex Presidente del Instituto Federal Electoral de México, entrevista publicada en el periódico El Deber,  en fecha 13 de junio de 2009.

 

(*) Eulogio Núñez es Director de CIPCA Santa Cruz

CIPCANotas

Suscripción CIPCANotas

Enlaces