Por una Bolivia democrática, equitativa e intercultural
B-elninio.jpgENCCLICA.jpgalainza.jpgprop.jpg

Propuestas Económicas Productivas

La Empresa de Apoyo a la Producción de Alimentos, EMAPA, que pronto cumplirá cinco años, fue creada el 15 de Agosto de 2007 mediante Decreto Supremo N° 29230 como una alternativa de desarrollo para los pequeños y medianos productores.

Hoy vuelve a estar en la palestra pública por los últimos conflictos suscitados entre el gobierno nacional y algunos sectores campesinos e indígenas que producen arroz, maíz y otros productos. Los problemas no son recientes, desde su creación se evidencia la falta de coordinación efectiva con los sectores a quienes los apoyo.

Con la constitución de la empresa pública, los pequeños productores centraron sus esperanzas en ella para conseguir créditos accesibles (tasas de interés menor al 5% y libre de requisitos casi siempre inalcanzables que exige la banca privada); obtener servicios oportunos y más baratos para sus labores agrícolas (alquiler y dotación de maquinaria agrícola, asistencia técnica, fertilizantes, semillas y otros insumos a precios diferenciados), acceso a innovaciones tecnológicas y alternativas de transformación a la producción primaria; venta de sus productos a mejores precios en relación a otros intermediarios, etc.

Empero, el rol de EMAPA fue cambiando según el contexto. Por la emergencia alimentaria suscitada con mayor énfasis en el periodo 2008  a 2010, la empresa concentró su atención en la estabilización  de precios y abastecimiento de productos sobretodo a los centros urbanos más poblados. Para cumplir este cometido asumió el rol de intermediario para la distribución de azúcar, pan, arroz, aceite, entre otros productos considerados de primera necesidad, descuidando su rol principal y para la que fue creada: potenciar a los pequeños productores del país. Así, la empresa estatal empezó a replicar el trabajo y relación comercial que tiene cualquier rescatista e intermediario con los pequeños productores, que se basa solamente en la otorgación de créditos para capital de operación y la entrega del producto cosechado, con la única diferencia positiva de que las tasas de interés de EMAPA son más bajas.

En este trabajo de agente comercial que tiene la empresa estatal se evidencian serios problemas de logística y planificación de sus acciones, que generan un descontento justificado en los productores pequeños, y que son parte y motivo de los conflictos de estos días en Santa Cruz. Sólo para ilustrar: a) fallas en el acopio y recepción de arroz en los meses de cosecha provocó cuantiosas pérdidas a los productores por el ‘calentamiento` del grano a falta de un secado inmediato, no podían ingresar su producto recién cosechado por la saturación de los ingenios establecidos para este fin; b) esta situación incrementó los costos de producción porque debían esperar más de una semana sin poder entregar el producto, elevando el costo del transporte (el alquiler de camión se paga por día); c) los precios de compra para el productor estuvieron por debajo de los ofrecidos por otros rescatistas, en las épocas de desabastecimiento del producto; d) cobertura muy baja, se compra menos del 15% de la producción actual cuando hay una saturación de arroz en los ingenios privados, que establecen precios por debajo del costo de producción y esto lleva nuevamente a la quiebra de cientos de pequeños agricultores.

Este panorama muestra que EMAPA no está cumpliendo con los propósitos para la que fue creada, no hay un apoyo efectivo e integral al trabajo de los pequeños productores en cuanto al acceso a los elementos fundamentales de producción y distribución de sus productos o en el redireccionamiento de sus sistemas de producción. Sobretodo en el departamento de Santa Cruz, cientos de campesinos colonos trabajan replicando modelos de producción extensiva que hasta el momento no resultan ser la mejor opción para su realidad específica, y más al contrario, se convierten en los factores para la pobreza en la que ellos se encuentran.

A cinco años de su constitución, consideramos necesario realizar un análisis profundo sobre estos aspectos mencionados de EMAPA y que son parte las políticas públicas de desarrollo productivo implementadas por el actual de gobierno. Con esa base hacer los ajustes necesarios o cambios trascendentales a fin de implementar alternativas viables y bajo un enfoque de producción sostenible, rentable, adecuada a la realidad específica y heterogénea del pequeño productor. 

(*) Ana Isabel Ortiz, investigadora cruceña

CIPCANotas

Suscripción CIPCANotas

Enlaces