Por una Bolivia democrática, equitativa e intercultural
B-elninio.jpgENCCLICA.jpgalainza.jpgprop.jpg

Propuestas Económicas Productivas

Fuera de Bolivia han ocurrido recientemente dos giros en la línea del otro mundo posible por el que queremos seguir bregando.

El más cercano ha sido la victoria de Ollanta Umala en el vecino Perú, a pesar del avasallamiento de los medios a favor de Keiko Fujimori. En los términos numéricos con que nos la ha presentado la prensa, aparece como una victoria muy apretada, casi de infarto, por una ventaja de apenas un 2%.

Pero si la pintamos en el mapa y coloreamos los porcentajes por regiones, aparece otra cosa: Keiko ganó sobre todo en la populosa Lima y sus alrededores, donde alcanzó su máximo porcentaje del 56% (que implica también un significativo 44% para Ollanta) y, en porcentajes menores, en el resto de la Costa de Túmbez hasta Ica. Pero al sur, Tacna, Ilo y Moquegua – llenas de inmigrantes puneños – han expresado el mismo apoyo contundente  que toda la Sierra y la Amazonía ha dado a Ollanta. Allí Keiko sólo conquistó la región minera de Pasco con un débil 50,4%. Ollanta, en cambio, supera el 60% en once regiones (incluida Arequipa, 65%) y de ellas, cinco regiones pasan del 70%, con el máximo en Puno (78% de Puno), que llevaba un mes bloqueando sus caminos contra las mineras depredadoras [Esas cifras, todavía del conteo rápido, podrán variar ligeramente].

Este análisis muestra una fuerte polarización entre el Perú profundo y sus focos costeños más globalizados; como ocurre también en la Costa y Sierra del Ecuador y, en Bolivia, entre la región andina y la Media Luna. Con ello, también el equilibrio regional se ha reajustado. En Sudamérica ya sólo Colombia y, desde 2010, Chile siguen aquel viejo estilo de franca dependencia de Estados Unidos.

El otro giro significativo ha ocurrido en España, con el movimiento 15M[ayo] de los indignados, preponderantemente jóvenes, que se ha apoderado durante semanas de las plazas de las principales capitales. Ni la nueva copa champions del Barça logró despejar la histórica Plaza de Catalunya en Barcelona. Recién este domingo parece que cambiarán su estilo de protesta y negociación pero no su pliego de demandas que, en el fondo, apunta también a ese “otro mundo posible”.

El conocido teólogo jesuita, y buen amigo desde hace décadas, José Ignacio González Faus, les ha dicho hace poco: “Bravo, muchachos. Ya me sorprendía que no acabaran saltando un día. Pero todo tiene sus ritmos y la indignación social también... Eso de democracia real ‘ya’... tardará bastante. Pero agradezco su proclama de que nuestra democracia es profundamente irreal... Quienes les critican desde sus butacas les dicen: “vdes. no proponen soluciones”, sin darse cuenta de que están haciendo un diagnóstico muy exacto. Y que, como pasó con el sida o con el cáncer, sólo cuando se tiene el diagnóstico podemos empezar a buscar el remedio o la vacuna. Han comprendido en sus carnes que este capitalismo global es incompatible con la democracia... Nuestra democracia es irreal porque no puede haber auténtica democracia política sin democracia económica y, en el campo económico, vivimos bajo la dictadura de los ‘mercados’.... la única posible solución... es lo que el mártir Ignacio Ellacuría llamaba “una civilización de la sobriedad compartida”.

(*) Xavier Albó es antropólogo, lingüista y jesuita.

CIPCANotas

Suscripción CIPCANotas

Enlaces