Por una Bolivia democrática, equitativa e intercultural

 

Propuestas Económicas Productivas

La bancada indígena de la Asamblea Legislativa Departamental (ALD) de Santa Cruz se ha convertido en un actor político determinante para definir acuerdos al interior del órgano legislativo, al punto que un indígena preside el órgano legislativo cruceño. La posesión de Rosmery Gutiérrez en el quinto curul indígena de la ALD, que implicó una serie de acciones legales y políticas por parte del pueblo Yuracaré-mojeño, como la defensa ante el Tribunal Supremo Electoral (TSE), amparo constitucional, una marcha para hacer respetar su derecho de representación política y una acción penal contra algunos miembros de la ALD.

Como el presidente Alcides Villagómez que actualmente se encuentra detenido; determinó además el rompimiento de la alianza entre la agrupación ciudadana Verdes (del gobernador Rubén Costas), Nuevo Poder Ciudadano (NPC) y Frente Amplio (FA), lo que significó al mismo tiempo el final de la hegemonía del oficialismo departamental en la ALD debido a que los 14 asambleístas con los que contaban estas 3 fuerzas políticas ya no alcanzaban para hacer la mayoría absoluta.

Hasta antes de recuperar su quinto curul, los representantes de los pueblos indígenas de Santa Cruz tenían poca relevancia tanto para el oficialismo como para la oposición. Por un lado, el oficialismo departamental se valió de acciones inconstitucionales para mantener el control de la ALD, negando el derecho del pueblo Yuracaré-mojeño y pretendiendo favorecer a una organización paralela, encabezada por David Pérez que fue desconocido por el movimiento indígena; por otro lado, la oposición (representada por el Movimiento Al Socialismo, MAS-IPSP) buscaba tener argumentos que obliguen al oficialismo a entrar en acuerdos y cambiar la correlación de fuerzas para conseguir el control de la ALD.

Se pensaba que con la inclusión de representantes de los pueblos indígenas en la ALD, desde un inicio su rol sería propositivo, algo que caracteriza al movimiento indígena, sin embargo, esto no sucedió por la débil articulación de la bancada indígena internamente y con sus organizaciones, además del mencionado desinterés de las otras bancadas en las propuestas indígenas.

El cambio de la correlación de fuerzas políticas propiciado por la inclusión de la representante Yuracaré-mojeña en la ALD, permitió a los representantes indígenas proponer a uno de sus miembros como presidente del directorio del órgano legislativo cruceño, en igualdad de condiciones con las otras fuerzas políticas, lo que derivó en un proceso de negociación que culminó con la elección del asambleísta chiquitano Rodolfo López como presidente. Sin embargo, esto no pone fin a la “crisis” política al interior de la ALD, ya que la elección no es reconocida como legal por el MAS, NPC e incluso algunos asambleístas indígenas, a esto se agrega el descontento de la Coordinadora de Pueblos Étnicos de Santa Cruz (CPESC) que considera que el acuerdo fue hecho de manera unilateral y personal, según las palabras de su presidente, Otto Chiqueno (Periódico digital ERBOL, 1 de julio).

Esta serie de diferencias al interior de las bancadas que componen el Legislativo de Santa Cruz, permiten pensar en la posibilidad de gestar una “tercera opción” política, a pesar de la insistente y a veces conveniente intención de mantener una polarización entre 2 bloques antagónicos en la ALD, aparentemente se va consolidando cada vez más el pluralismo político y a partir de esto empieza a surgir la posibilidad de una nueva opción, cuyo surgimiento dependerá del manejo político de este corolario de eventos.

En definitiva la apertura del contexto político cruceño debe poner fin a la disputa de poderes sectoriales y dar paso al proceso de una real y efectiva autonomía departamental institucionalizada, cuya construcción debe abarcar mecanismos democráticos, plurales e incluyentes que permitan la participación efectiva de la ciudadanía tanto en la adecuación del estatuto cruceño a la Constitución Política del Estado,  como en el desarrollo e implementación de normas departamentales.

(*) Ramiro Valle Mandepora, es abogado de CIPCA Santa Cruz.

.  

 

CIPCANotas

Suscripción CIPCANotas

Enlaces