Por una Bolivia democrática, equitativa e intercultural

 

Propuestas Económicas Productivas

Cada año se producen los incendios forestales ocasionados por la mano del hombre y se pierde ingente cantidad de recursos de biodiversidad. Por ejemplo el año 2005, en los primeros días de septiembre producto de un intensa sequía con abundante hojarasca y paja seca se produjo un gran incendio difícil de controlar. El resultado: muchas familias campesinas perdieron sus cultivos agrícolas, frutales, sistemas agroforestales, viveros comunales, animales domésticos y hasta sus viviendas. De acuerdo a la evaluación realizada por Defensa Civil, la Federación de Campesinos de la Provincia Vaca Diez y CIPCA Norte fueron afectadas 23 comunidades y se perdió un total de 47.629 hectáreas de bosque. A todo esto hay que sumarles las pérdidas de los cultivos agrícolas, los frutales, los sistemas agroforestales y los años de esfuerzo y sacrificio de los campesinos.

Todos los años se dan estos incendios y el control cada vez se hace más difícil. En muchas comunidades afectadas se han llenado de sujo (imperata cilíndrica) que invade los suelos agrícolas degradados y es muy agresiva pues termina con cualquier otro cultivo si no es controlada mecánicamente. Los abundantes restos de esta planta gramínea que a veces sobrepasa el metro y medio de altura, terminan secándose durante la época de estiaje (mayo-septiembre) y se convierten en excelentes vías de dispersión de los fuegos descontrolados.

A pesar de todos los recaudos que se toman para evitar estos fenómenos no ha sido posible frenarlos y las comunidades afectadas han presentado demandas a su gobierno municipal para la protección de sus cultivos y sistemas agroforestales, pero sin respuesta favorable.

Los sistemas agroforestales, cultivos anuales y huertos frutales así como en la recuperación de áreas degradadas invadidas por el sujo, ha sido una alternativa para contrarrestar los incendios. Muchas familias han tenido que empezar nuevamente a plantar sus sistemas agroforestales. A partir del 2007 ya se pueden ver algunos resultados, algunas de las comunidades afectadas han encontrado la manera de proteger sus cultivos, hogares y el medio ambiente en general. Por ejemplo, hicieron la apertura de callejones cortafuegos de hasta 5 metros de ancho para la protección contra incendios que permitirán aminorar los riegos de pérdidas por incendios. De esta manera están protegiendo 53 hectáreas de sistemas agroforestales y 54 hectáreas de cultivos pertenecientes a 33 familias campesinas. La apertura de callejones es una alternativa para prevenir los incendios forestales y se ha realizado en otras comunidades con características similares con buenos resultados.

Pero también se han desarrollado otras acciones de protección contra los incendios como el uso de barreras vivas con árboles de mango, la experiencia muestra que estos árboles de mango plantados cerca de casas o cultivos lograron frenar el avance del fuego y salvaron las viviendas.

La efectividad de estas acciones piloto dependerán de varios factores críticos como ser la capacidad de informar y prevenir la ocurrencia de la mayoría de los incendios ocasionados por el ser humano, las posibilidades de identificar incendios en desarrollo con sistemas de alerta temprana en niveles comunales, municipales y la capacidad de actuar colectivamente de todos los grupos sociales que comparten estos territorios, tanto en de campesinos, indígenas, ganaderos, recolectores de castaña, etc.

(*) CIPCA Norte es una regional que se encuentra en el municipio de Riberalta - Beni.

CIPCANotas

Suscripción CIPCANotas

Enlaces