Por una Bolivia democrática, equitativa e intercultural
B-elninio.jpgENCCLICA.jpgalainza.jpgprop.jpg

Propuestas Económicas Productivas

¿Cuántas más evidencias serán suficientes para que el mundo reaccione decididamente?

Este año ha sido marcado por un inusualmente seco  inicio de invierno que ha sido sucedido por intensas olas de frio de las que gran parte del sur del país aún no se han recuperado. La combinación de los efectos de la sequia y las gélidas temperaturas acompañadas de heladas y nevadas parecen haber causado la perdida de gran parte de la producción agrícola en partes de la región sur de Bolivia y especialmente el Chaco.

Mientras los peores días de frío parecen haber pasado, la sequía continua generando preocupación y pérdidas en la producción agrícola pecuaria y efectos dramáticos en lagunas y cuerpos de agua en tierras bajas, donde números alarmantes de peces han muerto como consecuencia de los bajos niveles de agua, causando que las autoridades aconsejen a la población local no utilizar estas aguas debido a la contaminación[1].

Las olas de frio y sequia no sólo han afectado al territorio boliviano, países como Chile, Argentina y Paraguay han reportado intenso fríos y nevadas en algunos casos, que han impedido el tránsito en carreteras y ocasionado la  muerte de personas por efecto de las bajas temperaturas.

Todos estos fenómenos en el sur de nuestro continente resultan paradójicos cuando simultáneamente recibimos informes de la agencia meteorológica estadounidense, NOAA, que señalan que las temperaturas globales medias[2] para el periodo Enero-Junio de este año 2010 han roto los records previos como las más altas temperaturas registradas de la historia[3].

Lo que ocurre en Asia y varias partes de Europa parecen confirmar estas tendencias. Rusia sufre en estas semanas la peor sequia posiblemente en más de un siglo y se calcula la pérdida de un 20% de la producción de trigo. Como consecuencia de esto y elevadas temperaturas  record de 39 ºC, el territorio ruso sufre una de las peores crisis de incendios forestales en últimos años que ya han causado la muerte de al menos 23 personas[4], cifra que según algunos reportes ya se ha elevado en los últimos días[5]. En la India durante finales de mayo se registró lo que se cree que es el verano más caliente desde el inicio de los registro en el país con temperaturas cercanas a los 50 ºC que junto a una temporada marcadamente seca han causado la muerte de cientos de personas[6], mientras que en el vecino país de Pakistan, las peores inundaciones en 80 años han causado la muerte de más de 1000 personas y afectado a unos 3 millones de habitantes, muchos de los cuales se encuentran sin un refugio.

De regreso en nuestro país, uno de los peores impactos ha sido recibido por la región del chaco boliviano donde la mayoría de los municipios que lo conforman han sido declarados Zonas de Desastre por sus autoridades a causa del déficit que la última época de lluvias había dejado en la región, que siendo ya tradicionalmente baja en el Chaco, había reportado disminuciones del 40% para el periodo enero-abril comparado con los promedios normales. Las bajas precipitaciones y la disminución de fuentes de agua pueden estar generando la pérdida de 60 y 95% de la producción agrícola de la región principalmente afectada en la provincia Cordillera del Departamento de Santa Cruz[7].

Estos sucesos, naturalmente, están generando preocupación sobre las consecuencias que puedan traer sobre la producción de alimentos y la seguridad alimentaria. Tanto autoridades departamentales como instituciones especializadas como la FAO, Acción contra el Hambre y la OPS señalan que existen riesgos de que la merma en producción agrícola y pecuaria pueda impactar en la población, sin embargo no existe precisión acerca de la magnitud que la escases de alimentos pueda tener en el país y sus efectos recién serán vistos en unos meses, aunque la población afectada  principalmente será aquella que ha visto su producción para autoconsumo afectada[8].

Mientras tanto las acciones de respuesta del gobierno central y gobernaciones departamentales continúan siendo coyunturales y de emergencia y no logramos encontrar estrategias más amplias integrales ya en proceso de implementación. El estatus quo de las negociaciones internacionales sobre Cambio Climático y las extremadamente bajas expectativas depositadas en la Reunión Climática de las Naciones Unidas en México, durante diciembre de este año, hacen que exista una tremenda incertidumbre en las acciones de respuesta a los Cambios Climáticos y principalmente la fuente de los recursos económicos adicionales que los cambios y alteraciones climáticas demandarán. La pregunta es si el gobierno nacional puede permitirse esperar, con cierto grado de legitimidad posiblemente,   a que la voluntad política de los países desarrollados emerja y los acuerdos internacionales sobre cambios climáticos garanticen un flujo estable de recursos frescos para la construcción de infraestructura vital (captación, almacenamiento y distribución de agua para consumo y riego) así como de capacidades mejoradas de respuesta a los efectos y consecuencias de los impactos climáticos, o si es que el gobierno tendrá que buscar otras formas de avanzar en la urgente implementación de acciones de adaptación a través de otras fuentes de financiamiento, como el endeudamiento y uso de las reservas internacionales, tomando apunte detallado de las acciones realizadas y los costos adicionales enfrentados por Bolivia para a futuro pasar la cuenta de la Deuda Climática a quienes, pese a todo, cargan con gran parte de la responsabilidad respecto a las causas y origen de las alteraciones climáticas observadas en los últimos años.

_______________________________________________________________________________________________________________________

 

[1] La Razón 03/08/2010

 

[2] Temperaturas oceánicas y continentales combinadas

[3] http://www.ncdc.noaa.gov/sotc/?report=global#year-to-date

[4] http://www.bbc.co.uk/news/world-europe-10815176

[5] http://www.b92.net/eng/news/world-article.php?yyyy=2010&mm=08&dd=03&nav_id=68859

[6] http://www.guardian.co.uk/world/2010/may/30/india-heatwave-deaths

[7] http://www.jornadanet.com/n.php?a=50601-1 y ACH, 2010 “Diagnóstico Rápido sobre el impacto de la sequía en comunidades indígenas guaraníes de la Región del Chaco.

Provincia de Cordillera, Departamento de Santa Cruz, BOLIVIA”

[8] http://www.ops.org.bo/servicios/?DB=B&S11=20458&SE=SN

CIPCANotas

Suscripción CIPCANotas

Enlaces