Por una Bolivia democrática, equitativa e intercultural
B-elninio.jpgENCCLICA.jpgalainza.jpgprop.jpg

Propuestas Económicas Productivas

Dedico esta columna a tantos que me han ayudado a tomar mayor conciencia sobre el rol de la mujer en la Biblia y en la Iglesia. Aunque no es lo único ni lo principal, en sociedades patriarcales como las nuestras podría ayudarnos a profundizar en esta temática si en vez de hablar de Dios Padre lo hiciéramos de Dios Padre/Madre, como ya insinúa el papa Francisco en su homilía dominical del 12 de diciembre de 2013: “Cuando un niño tiene una pesadilla, se despierta, llorando... el papá va y le dice no tengas miedo, no tengas miedo, yo estoy aquí, estoy aquí. Así habla el Señor (...) El Señor tiene esta forma de hablar: se acerca... Cuando miramos a un padre o a una madre que habla con su hijo, vemos que éstos se vuelven pequeños y hablan con la voz de un niño y hacen gestos de niños (…)”.

Empero, si esto no va acompañado del tema del poder de decisión, no avanzaremos a fondo. Un precedente importante sobre el tema de la familia fue una encuesta sobre su situación en todo el mundo. Pero la autoridad máxima para tomar decisiones fue un sínodo de obispos compuesto por una mayoría casi total de varones mayores célibes. No creo que, por ejemplo, se sientan representados muchos católicos de África y Asia, en cuyos países prevalece la poligamia, sin negar los rasgos machistas de este tipo de unión.

Coincido con el padre Roy Bourgeois de la orden misionera Maryknol, quien, aprovechando una intervención en Radio Vaticana sobre la Escuela de las Américas (SOA, por sus siglas en inglés), mencionó el sacerdocio como un “derecho fundamental” también para las mujeres (aunque en rigor más que un derecho es una vocación que la pueden tener, tanto varones como mujeres). Su postura ante la SOA ya le proporcionó persecuciones y años de cárcel. Uno de los casos más famosos fue cuando entró con otros sacerdotes a la Escuela de las Américas vestidos de militares para colocar en el árbol más frondoso del contorno un fragmento de la última homilía del ahora beato Óscar Romero, en la que exhortaba a los militares a no disparar nunca al pueblo. Esta grabación empezó a resonar por toda la SOA y los militares tardaron horas en lograr acallarla. No es de extrañar, entonces, que Bourgeois esté dispuesto a oponerse a algunos sectores de Iglesia que rechazan a las sacerdotisas. Por esa posición fue excomulgado ipso facto y expulsado de los Maryknoll por presión del Vaticano, una sanción que no ocurre automáticamente con los curas pederastas.

Sobre el sacerdocio de las mujeres, consultados los biblistas dijeron no haber encontrado razones teológicas convincentes en su contra. El hecho histórico de que los apóstoles fueron todos varones no es una prueba teológica. Francisco llamó a María Magdalena, de la que Cristo expulsó siete demonios, “la apóstol de los apóstoles”. No entraremos aquí en mayores detalles por no ser éste nuestro argumento central. Pero una lectura interreligiosa e interdisciplinaria de esos textos bíblicos muestra claramente que ese patriarcalismo es fruto de situaciones históricas, no de una teología ya bien establecida. Se puede ser muy santa sin involucrarse en cuestiones del poder jerárquico. María, madre de Jesús, es el ejemplo prominente, pero otra cosa es que se les niegue el derecho de ser sacerdotisas por ser mujeres.

El término ruah (espíritu) es femenino, tanto en hebreo como en arameo, que era la primera lengua de Jesús. Sin embargo, ahora aparece siempre como masculino (el espíritu) o neutro (pneuma en griego). Habría tal vez un mejor equilibrio intergénero en el lenguaje mismo si se mantuviera como femenino, la Virgen María habría sido engendrada por la Ruah.

Francisco es más abierto que Benedicto XVI en esta problemática. El profesor José María Diez Alegría comentó hace unos años a Gregorio Iriarte, poco antes de la muerte de ambos, que sacerdotes casados podríamos tenerlos pronto, pero quizás podrían tardar unos 30 años más antes de que en el Vaticano se acepten mujeres sacerdotes; pero llegarán a serlo.

 

(*) Es antropólogo, lingüista y jesuita.


Artículo publicado el domingo 25 de septiembre de 2016 en La Razón. 

CIPCANotas

Suscripción CIPCANotas

Enlaces