Por una Bolivia democrática, equitativa e intercultural

 

Propuestas Económicas Productivas

Las extremas inundaciones del inicio del 2014 provocaron un verdadero desastre para las familias campesinas e indígenas del norte amazónico del país: muchas se vieron obligadas a abandonar temporalmente sus comunidades, dada la agresividad del agua que anegó sus comunidades destruyendolas viviendas y pertenencias y acabando con los cultivos, plantaciones, animales y gran parte de los recursos naturales en los bosques comunales. Donde las lluvias causaran pérdidas en toda la región, en especial las comunidades cercanas a los grandes ríos Beni, Madre de Dios y Mamoré fueron afectadas y en algunas el área comunal en su totalidad quedó varios metros bajo el agua.

A pesar de la ayuda humanitaria y la valiosa colaboración de amigos, familiares y la población en general, el tiempo fuera de la comunidad ha sido un tiempo muy difícil, y aunque felices de poder retornar, el sufrimiento aún no terminóal regresar a las comunidades. En lo económico se perdió la producción de este año, y el agua también destruyó sistemas agroforestales que representaban hasta más de 10 años de inversión y trabajo familiar, mientras la anegación hizo caer las viviendas y el agua facilitó la proliferación de plagas a tiempo de depositar grandes cantidades de arena inapta para la producción agrícola; en lo social, los niños interrumpieron sus estudios, muchas familias quedaron desestructuradas y la falta de apoyo psicosocial y seguridad puso en riesgo especialmente a mujeres y jóvenes. Las inundaciones dejaron interminables tareas para reconstruir las comunidades y los sistemas de producción, mientras que la economía familiar ha requerido un manejo milagroso, ya que la pérdida de la producción minimizó los ingresos familiares, y los pocos ahorros familiares ya se acabaron en los albergues y realizando gestiones ante las autoridades regionales.

CIPCA a tiempo de colaborar en los comités interinstitucionales para la atención a los damnificados durante el desastre, con base en información primaria se efectúo un plan para poder apoyar a las familias en la recuperación de sus sistemas de producción. Las líneas generales de esta planificación combinado con insumos similares de la Amazonía sur fueron plasmadas en la propuesta “Restablecimiento y recuperación de los medios de vida de familias indígenas y campesinas de Beni y Pando afectadas por las inundaciones 2013-2014”, difundida ante las autoridades y publicado en la página web de CIPCA (http://cipca.org.bo/index.php?option=com_docman&task=doc_details&gid=350&Itemid=188).

En el caso del norte amazónico, combinando recursos de diversos proyectos, algunos gestionados específicamente para atender el desastre, desde la oficina en Riberalta se logró gestionar apoyo para un total de 766 familias en 44 comunidades campesinas y 16 comunidades indígenas en los municipios de Riberalta, Guayaramerín, Puerto Gonzalo Moreno, San Pedro, Villanueva, San Lorenzo y El Sena. Para este apoyo CIPCA asumió una metodología pragmática, aprovechandola experticia y experiencia de los técnicos de CIPCA y una ágil administración, que permitieron gestionar en forma rápida las semillas para la recuperación de la producción agrícola. Para la recuperación de los cultivos anuales se consideró principalmente las capacidades productivas de las familias beneficiarias así como las especies aptas para la época del año y la región. De esta manera la mayoría de las familias recibió una contribución en forma de 1 a 2 kg de semillas de frejol, 2 kg de maíz, 1 jase de yuca y unos 50 rizomas de plátano que permitirán satisfacer parcialmente su alimentación familiar en los próximos meses. En algunos casos también se entregó semillas de gandul, piña y hortalizas y/o machetes siempre considerando la demanda y capacidades locales.

Paralelamente la institución ha ido fortaleciendo la recuperación y ampliación de los sistemas agroforestales y la crianza de pequeños animales como pollos y ovejas de pelo. Si bien la entrega de insumos y materiales es importante, más lo es la capacitación técnica y el respectivo acompañamiento a las familias que son partes vitales en el trabajo institucional. Finalmente cabe mencionar que paralelamente CIPCA no ha cesado su apoyo al manejo integral de los bosques comunales y la recolección de frutos silvestres como el cacao y diversos frutos de palmeras, que en combinación con la pesca, en este momento constituyen importantes salvavidas para muchas familias campesinas e indígenas.

La recuperación de los medios de vida de las familias afectadas no es de bajo costo ni es de corto plazo, y su gestión es bastante compleja por lo cual se requiere el trabajo coordinado entre instituciones públicas y privadas pero también la concurrencia de recursos. Desde CIPCA se seguirá brindando apoyo al fortalecimiento organizativo para que sean las mismas organizaciones campesino-indígenas las que gestionen del gobierno en sus diferentes niveles  atención adecuada y oportuna y ejerzan los derechos que se han inscrito para el sector en la CPE y las leyes en vigencia.

 

(*) Vincent Vos es biólogo y Heidy Teco es agrónoma, ambos de CIPCA Norte Amazónico.

 

CIPCANotas

Suscripción CIPCANotas

Enlaces