Por una Bolivia democrática, equitativa e intercultural

 

Propuestas Económicas Productivas

Después de varios años de dudas y cuestionamientos internos sobre la poca credibilidad de Bolivia en el exterior,  principalmente por la inseguridad  jurídica  para la atracción y asentamiento de capitales extranjeros para la inversión, el gobierno nos brinda una noticia que permite a Bolivia verse a sí misma y mostrarse ante el mundo atractiva y sin maquillajes.

La buena noticia es : “Bolivia emitió con éxito bonos soberanos por 500 millones de dólares y a 10 años plazo en el mercado financiero de Nueva York con una tasa de interés de 4,875 por ciento, similar a la obtenida por Brasil que tiene una mayor calificación de riesgo como es BBB (triple B que significa grado de inversión)” .

Los gobiernos, al igual que las empresas, requieren financiar sus actividades para cumplir con sus objetivos. Para ello cuentan con distintas fuentes de financiamiento tales como la recaudación de impuestos, los excedentes de la operación de empresas públicas y el endeudamiento.

Un mecanismo de endeudamiento puede realizarse a través de la emisión u oferta pública de instrumentos de deuda, como bonos, que son ofrecidos a los inversionistas, quienes los compran a cambio de que al vencimiento se les devuelva el capital más intereses.

¿Qué son los bonos soberanos?

 Un bono soberano es un instrumento de deuda que permite al Gobierno acceder a financiamiento a través del mercado de valores.

El hecho a resaltar es que Bolivia, además de  necesitar los 500 millones de $us,  para la inversión responsable en sectores estratégicos generadores de ingresos y empleos: industria, manufactura, desarrollo agropecuario, infraestructura de riego especialmente, caminos, vivienda, etc., ubica al país en la vitrina internacional para captar inversión extranjera. Dicho de otro modo, sirve para atraer inversionistas extranjeros quienes podrán desarrollar sus actividades en un marco legal y económico creado en los últimos seis años por el Estado boliviano. Además, permite a las empresas privadas nacionales obtener financiamiento externo para sus inversiones.

¿Qué es lo que ha permitido este reconocimiento internacional hacia Bolivia?

La respuesta es simple: en los últimos seis años hubo estabilidad macroeconómica, crecimiento sostenido del Producto Interno Bruto, superávit fiscal, contención del crecimiento del índice de inflación, reducción de la pobreza, incremento de las reservas internacionales, superávit fiscal,  disminución de la deuda externa, entre otras variables. Hasta el FMI ha reconocido este buen desempeño de la economía boliviana.

Ya hay críticas infundadas al gobierno por el riesgo que significa adquirir esta deuda. Pero, el nivel de endeudamiento de Bolivia es bajo con relación a otros países, 34% del PIB. Al interior del endeudamiento público, la deuda externa a 2011 significó el 15%  y la interna 19%.

Sólo China(26%), Indonesia(25%), Perú(22), Ecuador(18%), Paraguay(14%), Chile(10%) y Rusia(10%) están con porcentajes de endeudamiento menores a Bolivia. Algunos países, como sabemos, están con crisis por el elevado endeudamiento.

Las reservas internacionales en el 2011 significaron el 49% del PIB. Mayor a todos los Países de América del Sur.

El desafío del Gobierno boliviano está en el  destino y buen uso que se le dé a estos recursos. Si se destina a la producción con valor agregado para la generación de ingresos y empleo, no existe ningún riesgo y más bien aportarán al desarrollo del País.

 

(*) Eufronio Toro Vaca es miembro de la Unidad de Acción Política

CIPCANotas

Suscripción CIPCANotas

Enlaces