Por una Bolivia democrática, equitativa e intercultural
B-elninio.jpgENCCLICA.jpgalainza.jpgprop.jpg

Propuestas Económicas Productivas

La agricultura es un instrumento fundamental para el desarrollo sostenible y la reducción de la pobreza. Este es el mensaje general del Informe 2008 sobre el Desarrollo Mundial del Banco Mundial. Luego de 25 años de desatención de este sector, expresado por ejemplo en la disminución de apoyo internacional a la agricultura de 6.2 (en 1980) a 2.3 (en 2002) billones de dólares (Murphy y Santarius, 2007), la agricultura vuelve al centro de la agenda pública mundial.

El reporte enfatiza la contribución multifuncional de la agricultura al desarrollo: como instrumento para la reducción de la pobreza, y como fuente de oportunidades de negocios, de recursos y servicios ambientales y de seguridad alimentaria. Así mismo reconoce el rol positivo que el pequeño productor podría desempeñar en estos procesos y relativiza posturas que estigmatizan la producción agropecuaria “tradicional” como la principal fuente de pobreza.

¿De donde viene este renovado interés en la agricultura y el desarrollo rural? Identificamos tres motivos principales. Primero, en la actualidad existe una preocupación por los cambios climáticos, debido entre otros a la presión sobre los RRNN. Las áreas rurales son la fuente principal de la biodiversidad y los RRNN del planeta. Por tanto, el desarrollo rural y la agricultura pueden contribuir a la reducción de esta presión. Segundo, como recientemente advirtió Jacques Diouf (Director General de la  FAO), el incremento en los precios internacionales de productos agrícolas  pueden generar reacciones sociales y políticas de consecuencias inesperadas. Por ejemplo, los precios mundiales actuales del trigo se han incrementado cerca de un 60 % respecto al pasado año, y en febrero de 2007 el precio del maíz alcanzó su precio más alto en los últimos 10 años. Se predice que los precios mundiales de alimentos continúen en alza debido a factores tales como la creciente competencia por tierra y agua, los elevados precios de energía, el cambio climático y la demanda creciente de la industria de biocombustibles. Esta subida de precios provoca una creciente incertidumbre acerca de la seguridad alimentaría mundial e induce a un nuevo impulso político a favor de la agricultura. Finalmente, este nuevo interés en la agricultura es expresión del resurgimiento del desarrollo rural sumido en las ultimas décadas en una suerte de crisis existen¬cial debido, entre otros factores, a que años de proyectos no contribuyeron a revertir la pobreza rural en una escala esperada, y a la eficacia del discurso anti-rural que proclamó que la pobreza no será resuelta en el campo sino en la ciudad, afirmación refutada en el presente informe.


En suma luego de más de dos décadas de desatención el péndulo del desarrollo una vez más oscila a favor de la agricultura y el desarrollo rural, lo cual plantea un conjunto de desafíos para los actores que trabajan en zonas rurales.


El informe genera un clima favorable para continuar revalorizando, desde la experiencia cotidiana, las múltiples facetas de la agricultura. La agricultura no es solo producción de bienes y servicios, sino que también expresa modos de vida y de relación con la naturaleza, y que se constituye en un importante mecanismo de cohesión social y cultural de las sociedades locales. Entonces un desafío del desarrollo rural esta justamente en cómo concretizar esta multidimensionalidad de la agricultura.

Las familias rurales tienen diversas estrategias de vida. Por ejemplo según los datos de una encuesta de CIPCA (2003) sobre la composición de los ingresos familiares en seis regiones rurales de Bolivia todas las familias entrevistadas participaron en actividades agropecuarias por cuenta propia, pero al mismo tiempo 68% vendió su fuerza de trabajo y casi todas estaban involucradas en una actividad no-agropecuaria. El desarrollo rural debe entonces asumir un enfoque multi¬sectorial, lo cual plantea, entre otros, dos desafíos: primero contribuir a desarrollar capacidades entre las familias rurales que no solamente los preparen para una mayor productividad agropecuaria, sino también para su ingreso a mercados laborales y emprendimientos no agropecuarios; y segundo desarrollar capacidades interdisciplinarias (por ejemplo socio-técnicas) de los profesionales que acompañan procesos de desarrollo rural.


Asimismo, las familias rurales asumen estrategias que interconectan múltiples espacios que incluyen lo específicamente rural, lo urbano e inclusive lo transnacional. Esta interconectividad se incrementará en el futuro por la mayor difusión de las tecnologías de comunicación, la construcción de nueva infraestructura, las redes sociales rural-urbanas más densas y  la creciente articulación de las familias rurales con los mercados. Tradicionalmente las organizaciones de desarrollo se han especializado en espacios de trabajo específicos, sean rurales o urbanos ignorando la interconectividad. Aprovechando esta nueva hora de la agricultura es oportuno explorar formas concretas de hacer un desarrollo interconectivo.
La poca eficacia del sector privado en la provisión de servicios rurales, plantea que el Estado asuma un rol más activo en el desarrollo agrícola y rural. Al respecto, el Informe del Banco Mundial propone tres “nuevos” roles para el Estado: coordinación, facilitación y regulación. Sin embargo en nuestra opinión el Estado también debería cumplir un rol impulsor y facilitador en la provisión de servicios rurales (por ejemplo crédito, intermediación comercial y asistencia técnica). El cumplimiento de estos roles, sin embargo, demanda flexibilidad e innovación institucional tanto a nivel gubernamental como de la sociedad civil. A nivel de gobierno innovación implica dos desafíos: primero crear mecanismos para internalizar continua y eficazmente, las necesidades y buenas prácticas del desarrollo existentes en la realidad rural, y segundo plantear e implementar políticas de desarrollo rural basadas en evidencias y experiencias tangibles y no solo en principios generales. A nivel de la sociedad civil los actores del desarrollo rural tienen los desafíos de optimizar su capacidad de coordinación con los gobiernos transcendiendo los lineamientos políticos, y de canalizar las necesidades y experiencias desde abajo hacia arriba.

Un último desafió para el desarrollo rural es balancear el incremento de la productividad agrícola y la conservación del medio ambiente.  En las últimas décadas se han revalorizado y documentado múltiples experiencias de sistemas agroecológicos que equilibran ambos objetivos. Por ejemplo un estudio extensivo de 286 proyectos agrícolas en 57 países concluyó que los pequeños productores incrementaron en un 79%  el rendimiento de sus cultivos utilizando prácticas sostenibles (Jules Pretty et al, 2005). A pesar de estas experiencias y resultados es necesario enverdecer nuevamente nuestra mirada del desarrollo rural después de décadas de discurso ambiental, e incorporar efectivamente prácticas sostenibles en nuestro trabajo cotidiano de acompañamiento rural.  

¿Este nuevo interés, y los desafíos que plantea, justifican una nueva hora para la agricultura y el desarrollo rural en Bolivia? En nuestra opinión sí, pero la justificación más importante proviene del hecho de que hasta el 2030, todavía 3 millones de hombres y mujeres continuarán habitando las zonas rurales en Bolivia.

(*) Tom Pellens es economista y Fernando Galindo, investigador social de CIPCA Cochabamba

 

CIPCANotas

Suscripción CIPCANotas

Enlaces