Por una Bolivia democrática, equitativa e intercultural
B-elninio.jpgENCCLICA.jpgalainza.jpgprop.jpg

Propuestas Económicas Productivas

Los resultados de las elecciones del 18 de diciembre de 2005, dieron un triunfo al Movimiento al Socialismo (MAS), victoria sorprendente e inesperada por su contundencia, ya que alcanzó el 54% de los sufragios, frente a su inmediato contendor Poder Democrático y Social (PODEMOS), que vio reducido el porcentaje de su votación debido a una ineficaz campaña político - electoral, basada en una guerra sucia o estrategia negativa plagada de innecesarias e inútiles injurias y llena de soberbia de su candidato presidencial, quien no pensó que dañando a los candidatos del MAS y Unidad Nacional (UN), con acusaciones, se dañaría a sí mismo, reduciendo de esta manera la intención de votos a su favor, de un 36% al 27% que obtuvo finalmente.

Los votos desprendidos y perdidos, tanto de PODEMOS, como de Unidad Nacional, fueron directamente a engrosar el porcentaje de votación del MAS que subió del 24%, (a mitad de la campaña electoral), al 54%, (resultado final, oficial), aglutinando a la ciudadanía que estaba indefinida, a las organizaciones sociales, a una parte de la clase media, así como a los intelectuales de izquierda y otros sectores.

Aunque el MAS hizo el esfuerzos de no entrar en la guerra sucia, tuvo que responder a algunas acusaciones que recibió, respuesta que fue menos dura y dirigida en forma institucional y no tanto personal. La orientación de parte de su campaña fue para recordarle a la población las medidas adoptadas por los gobernantes neoliberales, como las rebajas de sueldos y los planes de desocupación que han impuesto los organismos internacionales, quienes ignoran la realidad de los países latinoamericanos y en particular la de Bolivia.


Un factor importante fue recordar que la lista de candidatos de PODEMOS estaba plagada de políticos desacreditados, repudiados por su actuación en beneficio personal y por la traición de algunos de sus candidatos, exentos de contextura moral, que planteaban a otros políticos el voto cruzado.


MENSAJE DE UNA VICTORIA

Pero la victoria dio también su mensaje de olvido a los rencores, los odios y las discriminaciones, para aprender a escuchar a la oposición y entablar diálogo con ella buscando que los cambios, que de ahora en adelante se vayan a implementar, cuenten con el aval y el respaldo de todas las fuerzas políticas representadas en el parlamento y de esta forma acompañen al gobierno en la trascendental tarea de reponer la justicia social perdida; como también se está intentando en otros países de la región.

Ya en las elecciones de las directivas camarales se ha demostrado que se mostrará la faz objetiva, en diálogo patriótico, velando por las necesidades del país y por la profundización de la democracia boliviana. Por otro lado las necesidades subjetivas están emergiendo, superando los odios, los resentimientos, las envidias; para que el mensaje del voto ganador sea instrumento del cambio que requiere el concurso de todos los bolivianos, porque servirá a los intereses de Bolivia.

Cumpliendo el mensaje de conciliación y de trabajo para el engrandecimiento de Bolivia, miraremos el futuro con fe y recobrada confianza en que nuestros parlamentarios y gobernantes se entreguen a la tarea indispensable de generar, con urgencia, una democracia que nos ofrezca a todos los ciudadanos Libertad, Dignidad y Soberanía y no perpetuar la que ha tenido el país a lo largo de su historia, enajenada y carente de garantías sociales.

Depende de todos, que estos anhelos se vean cumplidos, pero particularmente de los gobernantes que tienen que estar convencidos que tienen el deber de consolidar la democracia, haciéndola más participativa: que se recupere el prestigio y las facultades del parlamento hoy venidos a menos, desterrando para siempre “pensar una cosa, decir otra”, una ambigüedad detestable entre el pensamiento y la acción. Sólo así podremos legar a nuestros hijos y a todos los bolivianos una Patria engrandecida, respetada y envidiada ¡Sepan nuestros gobernantes ponerse a tono con estas aspiraciones!


(*) Politólogo de CIPCA La Paz

CIPCANotas

Suscripción CIPCANotas

Enlaces