Por una Bolivia democrática, equitativa e intercultural

 

Propuestas Económicas Productivas

Iniciamos el año 2006 con renovadas esperanzas, el 2005 se ha cerrado como nunca y la gran mayoría de los bolivianos hemos participado en un acto electoral en el que depositamos un voto ganador, ya sea para presidente, diputado uninominal o prefecto. De una u otra manera algún dirigente político, líder social, u organización debe reciprocidad a nuestra muestra de confianza.

Hasta ahí tenemos todo el derecho de regocijarnos, de recibir con agrado las muestras de amistad y aprobación que llegan de todas partes del mundo, de aplaudir nuestra cada vez más abierta y desenfadada actitud democrática. Un nuevo punto a favor de los bolivianos y bolivianas quechuas, aymaras, guaraníes, mojeños, karais, k’aras, mestizos, cruceños, tarijeños, chapacos, chaqueños, collas, cambas o como nos guste identificarnos.

Sin embargo allí no termina la historia, comienza un nuevo periodo que anticipa los cambios que se han venido propugnando desde el sistema político, demandando desde la sociedad civil y anunciando desde el entorno internacional. Es posible prever que no basta con un nuevo gobierno por más representativo, creativo, entusiasta y sintonizado con el mundo más progresista.

Corresponde a las organizaciones sociales, instituciones y a cada una de las personas, pensar en la tarea que le toca en adelante, colaborar y contribuir, proponer y apoyar; de manera que se vayan resolviendo aquellas contradicciones entre nuestros particularismos y nuestra necesidad de ser Estado. De esta manera, podremos permitir al sistema político, hoy configurado de manera distinta, tomar iniciativas de diálogo constructivo con el conjunto de los bolivianos.

Nuestra mejor oportunidad es ser lo suficientemente autocríticos y críticos, abiertos a la discusión de conceptos, teorías y actitudes, a la revisión de nuestras profundas convicciones; mejor si las reafirmamos, pero no dejemos pasar la oportunidad de revisarlas. Lo más inoportuno sería la afirmación ciega en un contexto tan peculiar como el que viviremos en los próximos años.

Esperemos que los movimientos más conservadores desistan de su estrategia de mantener privilegios y que seamos lo suficiente solidarios para continuar dando pasos significativos que acompañen el crecimiento de nuestra democracia y de nuestra economía.

(*) Director General de CIPCA

CIPCANotas

Suscripción CIPCANotas

Enlaces