Por una Bolivia democrática, equitativa e intercultural
B-elninio.jpgENCCLICA.jpgalainza.jpgprop.jpgzcoverConvocatoria.jpg

 

Propuestas Económicas Productivas

Los procesos de elección de candidatos a diputados uninominales, en las últimas elecciones nacionales de 2005, en las circunscripciones 18 y 22, en general y en las provincias Omasuyos e Ingavi, en particular, tienen elementos comunes que no dejan de llamar la atención.

Un primer elemento común se encuentra en el hecho de que sean las organizaciones campesinas, en ambos casos, las que a partir de sus usos y costumbres hayan propuesto y elegido a sus representantes provinciales para ser candidatos a diputados uninominales de sus respectivas circunscripciones, esto implica que desde el ámbito comunal de Omasuyos en la Circunscripción 18, y el ámbito de la Marka que es la división política de la organización de Suyo Ingavi de Markas, Ayllus y Comunidades Originarias (SIMACO), Provincia Ingavi correspondiente a la Circunscripción 22, surgieron los candidatos uninominales de manera más legítima que la de ser nombrados por una fuerza política o sus caudillos, sin consultar con la ciudadanía o simpatizantes/militantes partidarios.

Otro elemento común fue el hecho de que en estas dos provincias aprobaron permitir el ingreso de sólo dos fuerzas políticas en sus regiones: MAS y MIP, vetando y amenazando con castigos de justicia comunitaria a otras fuerzas políticas tales como: MNR, NFR, UCS, ADN, UN, MIR y a la Agrupación Siglo XXI, posteriormente rebautizada como PODEMOS. También, en ambos casos, se eligió al MAS como la opción que debía acoger a sus respectivos candidatos, situación que finalmente ocurrió en el caso de la Circunscripción 18, pero no en la 22 donde se vieron forzados a un acercamiento con el MIP.

En las dos circunscripciones se coincidió en la ausencia de mujeres entre los postulantes para acceder a la titularidad de las diputaciones uninominales; en Ingavi fueron relegadas para una posible suplencia del candidato (varón) para diputado uninominal titular y en Omasuyos simplemente no participaron.

La media de la votación obtenida por el MAS, en las 16 circunscripciones electorales en el Departamento de La Paz, alcanzó el 54,61%, porcentaje que supera a la media nacional en cerca de 10 puntos y sobrepasa el porcentaje que obtuvo su candidato a la presidencia Evo Morales (53,74%). Este dato muestra que muy posiblemente el voto que recibieron los candidatos uninominales en la circunscripciones 18 haya estado muy ligado al voto en línea por partido político, que propuso el MAS en todo el departamento, aprovechando el buen posicionamiento que tenía Evo Morales en la zona.

Al observar los porcentajes obtenidos por el MIP se evidencia un incremento considerable en el apoyo recibido en las dos circunscripciones, pues de un porcentaje final nacional de 3,30% y 6,98% en todo el Departamento de La Paz, consiguió llegar a 27,52% en la Circunscripción 22, 29,51% en la Circunscripción 18, 32,84% en la Provincia Omasuyos y 25.89% en la Provincia Ingavi, cifras que sumadas y promediadas arrojan un 38,58%, que esta 31,60 puntos por encima del porcentaje del Departamento de La Paz y 35,28 puntos arriba del porcentaje nacional de votación recibida por el MIP en lo que a la elección de diputados uninominales se refiere. Los resultados detallados líneas arriba ofrecen evidencias respecto a la vitalidad del MIP en las zonas descritas.

Si para el caso del MIP se puede intuir una vitalidad, sucede lo contrario con en MNR que fue un actor permanentes del sistema de partidos boliviano, más aún desde la década de los 80 del siglo pasado. El porcentaje de apoyo al MNR en las zonas estudiadas de La Paz no alcanzó a superar la barrera del 5,5%. Situación similar puede ser acotada en referencia a PODEMOS y UN, cuyos porcentajes promedio en ambas circunscripciones no llega al 7%.

Al parecer las organizaciones campesinas han mejorado su posicionamiento para la participación y negociación política, destacando aquellas referidas a la incorporación de candidatos con posibilidades serias de ganar elecciones, en relación a lustros pasados, pero el transcurso del tiempo corroborará o no su capacidad de sostenerse, mejorar y cualificar de mejor manera dicha posición, en todo caso su vitalidad en regiones importantes del altiplano norte de Bolivia ha retomado un nuevo aire con las elecciones del pasado año.

En esta oportunidad la elección de Constituyentes es un nuevo reto para las organizaciones y sus candidatos, también para los Partidos Políticos y su capacidad de sostener su relación con las bases, asunto siempre delicado, como ya lo demostró el MIP de Felipe Quispe.

(*)Técnicos en CIPCA Regional La Paz

CIPCANotas

Suscripción CIPCANotas

Enlaces