Por una Bolivia democrática, equitativa e intercultural

 

Propuestas Económicas Productivas

Tuve la oportunidad de observar los días de la toma de posesión del Presidente Evo Morales, desde Caracas. Me encontraba allí para asistir al VI Foro Social Mundial. Fue interesante constatar la cobertura internacional que se le está dando a nuestro país y al Presidente, pero yo diría que se le hizo especial énfasis en Venezuela, porque se presentó mucha información, como documentales sobre los conflictos desde la guerra del agua, pasando por los movimientos sociales en El Alto, hasta de los días en que Rodríguez Veltzé asume el gobierno. En suma, pude constatar que el pueblo venezolano, y mucha gente de otros países está informada sobre el accionar de los movimientos sociales en Bolivia.

El Foro Social Mundial (FSM) es un espacio de encuentro, debate, intercambio de ideas, propuestas y relacionamiento entre movimientos sociales, diferentes redes y colectivos que se viene celebrando cada año desde el 2001. Se inició en Porto Alegre, Brasil como un acto de rechazo a la reunión de Davos planteando alternativas para un nuevo mundo. Hoy es un evento que cada vez tiene mayor cobertura.


En este Foro Policéntrico, se realizaron más de 2.000 actividades inscritas donde participaron unas 80.000 personas, sin contar voluntarios y la prensa. Los principales ejes de trabajo fueron: diversidades, identidades y cosmovisiones en movimiento, recursos y derecho a la vida, poder, política y luchas para la emancipación social, el imperialismo y la resistencia de los pueblos, trabajo, explotación y reproducción de la vida, comunicación, culturas y educación.

La participación boliviana aunque reducida tuvo mucha relevancia, por la reciente coyuntura política. Se nombró, en diferentes mesas de trabajo, el triunfo de Evo como un triunfo de los movimientos sociales en la toma del poder político. Las mesas de trabajo referidas al triunfo del MAS y de los movimientos sociales en Bolivia, donde participaron representantes de CONAMAQ, CSUTCB y otros movimientos sociales, fueron mesas muy concurridas, donde se sintió la solidaridad con el pueblo boliviano.


Otro tema que resaltó, fue la activa participación de las mujeres. Todos los países de América, no sólo Latina y también algunos europeos, asiáticos y africanos, tuvieron representantes mujeres que llevaban propuestas y consignas a estos espacios para luchar en contra de la violación y la desigualdad de los derechos de las mujeres en el mundo. Cada una, desde su propia realidad, planteaba la necesidad de reivindicación de sus derechos o la reconquista de logros perdidos en estas últimas décadas. Es cierto que en algunos países se tienen problemas que son muy propios de las culturas en que viven y los enfrentan de maneras diferentes, pero al mismo tiempo tenemos problemas que se repiten en todas las sociedades incluida la nuestra, que deben formar parte de una agenda común para tratarlos de manera integral y global.
El tema de desfeminización de la pobreza, la eliminación de la violencia contra la mujer, el ejercicio pleno de los derechos sexuales y reproductivos, derechos políticos y una participación democrática dentro de la sociedad, lograr una corresponsabilidad del trabajo doméstico entre hombres y mujeres y la reestructuración de los derechos laborales son solo algunos de los puntos que deberían, para empezar, pasar por un proceso de sensibilización y cambio de mentalidad en hombres y mujeres para lograr una transformación social desde lo cotidiano, porque las leyes quedan en el papel, pero la práctica de los derechos requiere de mucho más trabajo.
Una crítica, a nivel de las organizaciones feministas, reconocida por participantes de otras organizaciones y por los propios organizadores, fue la utilización de un lenguaje sexista en casi todas las publicaciones y en los identificadores del Foro, que ocultaba la presencia de las mujeres como organizadoras, participantes, delegadas, etc. Se lamentó este hecho, porque demostraba que no se había comprendido la política de igualdad que debe observarse en los Foros, como tampoco se había internalizado que lo masculino no es universal, como decía una protesta pública.

Al concluir el foro, desde diferentes espacios y movimientos se hizo un llamamiento para trabajar articuladamente en acciones concretas para defender los derechos de los pueblos indígenas, la seguridad alimentaria y reforma agraria integral, derecho a la comunicación, a la educación, a la salud a la diversidad sexual, y contra la privatización del agua, la deuda externa, la mercantilización, la violencia y la explotación de las mujeres y la militarización estadounidense.

Estos temas son ya parte de la agenda de los movimientos sociales de todo el mundo, que nos tocan de una u otra manera, por lo que no podemos quedarnos ajenos a ellos y debemos trabajar colectivamente en la construcción de un nuevo mundo posible.

(*) Economista en CIPCA-UAP La Paz

CIPCANotas

Suscripción CIPCANotas

Enlaces