Por una Bolivia democrática, equitativa e intercultural
B-elninio.jpgENCCLICA.jpgalainza.jpgprop.jpg

Propuestas Económicas Productivas

El Centro de Investigación y Promoción del Campesinado (CIPCA), hace mucho tiempo que viene realizando el trabajo de acompañamiento a los pequeños productores campesinos indígenas del país, generando juntos, respuestas a las interrogantes en diversos temas. En este caso, nos referimos a la preocupación sobre los posibles impactos del comercio exterior, que están siendo generados por los Tratados de Libre Comercio, en el sector agropecuario.

En el país, hasta hace muy poco tiempo, los datos que se tenían sobre el tema, eran simplemente información que provenía del exterior, de otros países que, estaban pasando o ya habían pasado por esta experiencia de la firma de un TLC con Estados Unidos (Canadá y México con el NAFTA y Costa Rica, Nicaragua, Honduras, El Salvador, Guatemala y recientemente República Dominicana con el RD – CAFTA, por sus siglas en inglés), y lo que se hacía eran analogías y comparaciones de los efectos observados hasta el momento, con lo que nos podría pasar a nosotros; pero no se sabía con certeza cuales podrían ser los efectos sobre nuestros sectores productivos más importantes, como es el sector agrícola.

Como CIPCA decidimos profundizar el análisis de este tema y realizar una investigación que nos ayude a visibilizar, tanto las oportunidades, como las amenazas que tendría el sector agrícola campesino-indígena ante la firma de un tratado como este, ya que necesitamos información propia para la toma de decisiones y a partir de esto generar aportes para la elaboración de una estrategia agrícola nacional frente al tema de los TLC´s, que nos sirva para la negociación no solamente con Estados Unidos, sino con cualquier otro país de la región.

Con el libro titulado “TRATADO DE LIBRE COMERCIO BOLIVIA – ESTADOS UNIDOS, DOS MIRADAS DEL IMPACTO EN EL AGRO CAMPESINO INDÍGENA”, se pretendía, y esperamos haberlo logrado, disponer cómo bien dice el título de “dos miradas”, que nos presenten los posibles efectos comerciales tanto positivos como negativos de estos tratados, de manera que podamos profundizar un poco más en el debate con mayor información.

El primer trabajo, desarrollado por José Núñez del Prado, postula que Bolivia todavía no está lista para firmar ninguna clase de TLC por sus propias deficiencias internas en su estructura productiva y afirma que el sector campesino–indígena sí podría quedar afectado por la firma de un tratado de libre comercio con Estados Unidos.


El segundo trabajo, desarrollado por Marco Romay Hochkofler, muestra que los productos seleccionados para el estudio, que en este caso fueron la papa, arroz, haba, maíz y cacao (que son productos de las diferentes regiones en las que trabaja CIPCA), no tienen una participación significativa en el comercio internacional de Bolivia, por lo que esta producción agrícola difícilmente podría quedar desplazada con la firma de un tratado de libre comercio.

Sabemos que las preocupaciones en estos momentos, pueden estar centradas en otros productos y sectores como son la soya o los textiles, pero nosotros nos enfocamos en estos productos agrícolas, porque son representativos de las economías campesino-indígenas de las regiones donde trabaja CIPCA.

Vale la pena aclarar, que con esta publicación no se trata de agregar respuestas para todo el sector agropecuario - productivo nacional, pues sabemos que existen y existirán efectos diferenciados para todos los sectores y también así para todos los productos, pero desde el punto de vista de la superación de las condiciones de pobreza, las visiones sectoriales pueden resultar bastante útiles.

Las últimas negociaciones del TLC Andino llevadas a cabo en Washington el mes pasado, no culminaron como lo esperaba el país del norte, con la suscripción de Colombia, Ecuador y Perú como un solo bloque en todas las mesas. Hubo muchas diferencias en los planteamientos presentados en temas estratégicos como el de agricultura, propiedad intelectual y medidas sanitarias y fitosanitarias, que no pudieron ser conciliadas entre todos por las diferencias en sus estructuras productivas. Al parecer ahora Estados Unidos llevará adelante negociaciones bilaterales con cada uno de los tres países para llegar a un acuerdo en estas mesas.

Pese a que ahora nos encontramos en una situación solo de observadores, no se puede descarta la posibilidad de entrar posteriormente en este acuerdo, como lo hizo República Dominicana en el CAFTA. Para eso, o para cualquier otro caso de negociación de un TLC, tenemos que estar bien preparados y con toda la información necesaria sobre nuestros sectores productivos. Es por esto que no podemos dejar de trabajar en estos y otros temas relacionados para que podamos enfrentar de la mejor manera las negociaciones de integración.

(*) Economista CIPCA - UAP La Paz

CIPCANotas

Suscripción CIPCANotas

Enlaces