Por una Bolivia democrática, equitativa e intercultural
B-elninio.jpgENCCLICA.jpgalainza.jpgprop.jpgzcoverConvocatoria.jpg

 

Propuestas Económicas Productivas

La sostenibilidad ambiental entendida como un proceso integral es un tema que sigue pendiente en la agenda mundial, el cual no es imposible y depende de decisiones incluso políticas como la ratificación del Protocolo de Kioto. En Bolivia existen algunas experiencias que pueden iluminar el camino como es el caso de los avances en los municipios guaraní como Gutiérrez, Charagua y Huacareta.

La publicitada guerra contra el terrorismo, narcotráfico desvía la atención de las verdaderas causas de la inestabilidad internacional y de otras amenazas; como la pobreza, corrupción, enfermedades y el deterioro del medioambiental. La pobreza y el hambre matan, tres personas cada segundo, la deforestación tiene incidencias sobre la conservación de la biodiversidad, hay unas 11.046 especies animales en peligro de desaparecer en las próximas décadas por la destrucción de su hábitat, se contamina el suelo, aire, ríos, lagos y océanos. Más de 30.000 Tn. de pesticidas tóxicos contaminan América Latina, hay agotamiento de acuíferos, alteración de sistemas hidrológicos y climáticos locales por acumulación de gases, ocasionando efectos climáticos negativos, calentamiento global del planeta, olas de calor, de frío, inundaciones, sequías, aludes de lodos, huracanes; serias amenazas para la tierra y toda forma de vida, se atenta la identidad cultural de pueblos y naciones, se violan derechos humanos, se expulsan pueblos indígenas de sus tierras ancestrales, por intereses empresariales y corrupción. Los hechos demuestran que la producción con intereses mezquinos degrada el ambiente; prueba de ello es la preocupación de algunos sobre el cambio climático, y vuelve a plantearse como tema importante de la Cumbre del G-8 en Edimburgo Escocia.


Ante éste panorama sombrío, el desarrollo sostenible en función de conservar la vida en todas sus expresiones parece un sueño que nos impulsa a trabajar sobre propuestas productivas agrícolas y pecuarias que sean socialmente benéficas, productiva y ambientalmente adecuadas, donde prime una relación armónica hombre-naturaleza, haya diálogo franco entre actores y ante todo sea capaz de movilizar las fuerzas y potencialidades internas de las comunidades, a su vez, la propuesta debe partir de valores, conocimientos, destrezas, habilidades de la gente y ser parte de un proceso que propicia y reconoce la seguridad alimentaria, e inserción paulatina y ventajosa al mercado, en éste sentido, las instituciones de apoyo comprometidas, deben facilitar herramientas sencillas, prácticas y efectivas que coadyuven con la apropiación de tecnologías adecuadas, superando formas de asistencialismo y paternalismo.


En ésta senda, están 852 familias guaraníes de Kaaguasu, Charagua Norte, Parapitiguasu e Ingre Guakareta, de los municipios de Gutiérrez, Charagua y Huacareta ubicados en los departamentos de Santa Cruz y Chuquisaca; quienes han logrado avances significativos en el desarrollo de éste proceso acercando al manejo sostenible de su territorio. Por ello nos abocaremos a 235 familias guaraníes de 16 comunidades de Kaaguasu quienes gracias a un financiamiento de MISSEREOR, en el último lustro, han intensificado el manejo de los recursos con fines productivos, conservando suelo en un total de 2.240 has., incorporando prácticas de conservación; agronómicas, físicas, agroforestales, diversificando su producción agropecuaria, rescatando conocimientos y tecnologías locales, recuperando especies y variedades de cultivos locales, aplicando productos orgánicos y preparados naturales, estableciendo prácticas de manejo de monte, usando la yunta para operaciones culturales, participando de intercambios de experiencias como método de capacitación, actividad que mejora su autoestima, apropiándose de tecnologías introducidas y valorando las tecnologías locales.

Al mismo tiempo, están participando en la elaboración del Plan de Gestión Territorial Indígena (PGTI-Kaaguasu), que es una nueva visión desde el punto de vista territorial que pretende abarcar integralmente el desarrollo económico, humano, ambiental y cultural, siendo una herramienta que les permitirá co-responsabilidad con compromiso social, el acceso, uso y control de sus recursos naturales de manera autorregulada, mediante normativas de distinta naturaleza, aspectos que contribuyen a lograr vida digna de sus habitantes. Respecto a la participación ciudadana, han participado organizadamente de movilizaciones de la Asamblea del Pueblo Guaraní (APG), en muchos casos, comandando las mismas con temas de agenda propia, finalmente hay logros reivindicativos a nivel familiar, comunal y zonal, hay avances respecto al saneamiento de sus tierras; aplican criterios democráticos, aspectos de genero y generación, mantienen relaciones con otros actores sociales, participan de la planificación de las POAs municipales y control social, todos ellos como aspectos que fortalecen y le dan funcionalidad a su organización.


Para finalizar, reitero, el desarrollo sostenible es un sueño y de todos; cuidamos la tierra o desaparecemos, transformando el sueño en pesadilla; entonces sólo queda contribuir con la conservación de la naturaleza como fuente de vida, de bienestar y no sólo como fuente de riqueza, éstas y otras acciones económicas, técnicas, ambientales, sociales, políticas y culturales nos ayudaran a todos a salvar la tierra, de otra manera, posturas egoístas, conformistas y pasivas contribuirán a la pesadilla; es momento de sumarnos a éste cometido, promoviendo un desarrollo sostenible que sea económicamente rentable, socialmente justo, culturalmente aceptable, ecológicamente sostenible, y mejor si es desde la gente para la gente y con la gente.


(*) El autor es técnico agrónomo de CIPCA

CIPCANotas

Suscripción CIPCANotas

Enlaces