Por una Bolivia democrática, equitativa e intercultural
B-elninio.jpgENCCLICA.jpgalainza.jpgprop.jpg

Propuestas Económicas Productivas

La gobernabilidad, la ciudadanía, la participación política y el género son temas centrales de la agenda política en la construcción de la democracia, que pasa por su capacidad de procesar y articular la participación social, y lograr así que la cultura política se integre naturalmente a los seres humanos y su condición genérica.

En este entendido, la agenda de las mujeres y de las relaciones de género tienen que ver no sólo con el mejoramiento de sus condiciones de vida, vía la redistribución equitativa de los recursos materiales, sino también con una incidencia directa en la promoción de su acceso a las estructuras de poder, poniendo énfasis en el rol que las mujeres cumplen cuando éstas participan en un proceso político.

La participación de las mujeres de Charagua, Huacareta, Monteagudo y Gutiérrez en la política conlleva una visión más integral de las necesidades poblacionales, y muestra una competencia sana y de calidad, en la participación política de la ciudadanía en general, visto desde una perspectiva de género y no simplemente sexista.

Si bien, es cierto que los roles de las mujeres dentro las comunidades indígenas están determinadas según las características socioculturales de cada región, estos se van recreando de manera continua definiendo nuevos retos para ellas según la coyuntura política en la que siempre estuvieron involucradas.

Estas características se apreciaron en el proceso electoral del 2004, donde se vivió un panorama en que las mujeres comprometidas con la causa y su identidad indígena, enfrentaron un desafío importante en el ejercicio y cumplimiento de sus roles ya definidos dentro el núcleo familiar y la comunidad, para luego ser retomados y reproducidos dentro el ámbito político.

En ese sentido la participación y aporte de las mujeres más allá de los datos cuantitativos, que oscila entre el 48% de candidatas titulares y suplentes, en los municipios de Charagua, Camiri, Huacareta, Kaguasu, Kaami, Gutierrez y Boyuibe; se debe considerar la participación relevante de las mujeres indígenas guaraní de base en todo el proceso electoral; cuyo accionar ha visibilizado sus demandas genuinas e históricas, en pos de la construcción de un nuevo discurso que nace de la propia realidad indígena. Estos espacios de participación han permitido ampliar la visión y participación de las mujeres en nuevos escenarios que van más allá de lo familiar y lo comunal, con mayor protagonismo.

Por ende, se debe analizar y reflexionar sobre los elementos culturales teóricos que inciden en la participación política y práctica de las mujeres indígenas, partiendo desde una realidad que nos muestra a las mujeres, como actoras con derechos y responsabilidades en su calidad de miembros activos de una comunidad política y social; y desde esa perspectiva promover una verdadera integración de las mismas en los escenarios políticos, cambiando el curso de nuestras intervenciones.


(*) Comunicadora

CIPCANotas

Suscripción CIPCANotas

Enlaces