Por una Bolivia democrática, equitativa e intercultural

 

Propuestas Económicas Productivas

Tiempos de cambio: asamblea constituyente, autonomías regionales, propiedad de los recursos naturales, integración económica, TLCs, campesinos e indígenas en la vida política nacional entre otros, son grandes temas que avizoran un nuevo escenario después de las elecciones generales de diciembre del 2005.

Octubre del 2003 y enero del 2005 fueron las expresiones sociales que gravitaron para este giro en la vida política de Bolivia, ambos hechos con dos visiones distintas y complementarias a su vez. La una con la añoranza puesta en los años en que el Estado se hacía cargo de todo y la otra con una ceguera total a la inversión privada. Estado o Mercado, son los temas de fondo.

A partir de 1952, Bolivia optó por un desarrollo económico propiciado desde el Estado: Un estado que se reestructura sobre la base de una alianza de clases, el voto universal, la distribución de tierra, la minería como motor de desarrollo, la creación y administración de empresas estatales de carácter estratégico y el empleo en este sector, cuyo proceso de acumulación se expresa en el surgimiento del sector agroindustrial del oriente boliviano. Sin embargo, este modelo entra en crisis por un manejo discrecional de la economía que desemboca en niveles de inflación nunca antes visto, altos niveles de corrupción y en todo el proceso, una relación “pedigüeña” entre estado y sociedad.

En 1985, Bolivia ingresa al idilio de la economía de mercado un 29 de agosto, cuando el entonces Presidente Víctor Paz Estensoro dicta el DS 21060 que en su título IV del régimen de precios y abastecimiento, Artículo 72º a la letra dice “A partir de la fecha se determina que los precios de bienes y servicios en todo el territorio de

CIPCANotas

Suscripción CIPCANotas

Enlaces