Por una Bolivia democrática, equitativa e intercultural
B-elninio.jpgENCCLICA.jpgalainza.jpgprop.jpgzcoverConvocatoria.jpg

 

Propuestas Económicas Productivas

Después de vivenciar la realidad de Mojos, nos surge la reflexión de que resulta esencial desarrollar estrategias que permitan hilvanar el accionar diario de la provincia a los cambios políticos, económicos y sociales que se desencadenan a nivel nacional e internacional, quebrando el tradicional aislamiento que mantiene enquistados a los lugares alejados.

A nivel productivo, sabemos que la competitividad de un territorio se define en función de su inserción en el mercado, y ello requiere fundamentalmente del encadenamiento de iniciativas productivas. Sin embargo, la generación de dichas iniciativas requiere del diseño de estrategias productivas que únicamente se pueden aplicar y viabilizar en un entorno socio-político estable y ordenado que favorezca a la iniciativa privada. Por tanto, la competitividad de un territorio depende del grado de gobernabilidad de sus instituciones.

En este entendido, se plantean como necesarios tres elementos que resultan fundamentales a la hora de hablar de gobernabilidad: mejorar la eficiencia en la gestión pública, ampliar la participación ciudadana e incrementar los bienes públicos traducidos en inversiones equitativamente distribuidas a los pobladores de un espacio territorial. Pero frente a estos desafíos, necesitamos trabajar propuestas que nos permitan, desde lo local, enfrentar los efectos de la globalización, en la que ya estamos implicados. De ahí la necesidad de reflexionar sobre el desarrollo rural tomando como unidad territorial la región - entendida como un espacio territorial que va más allá de lo municipal - en procura de superar la crítica a la generación de innovaciones puntuales poco replicables en otros ámbitos, la resistencia a la modernización administrativa, y una visión de desarrollo basada en la oferta de recursos y no así en la demanda.

Por tanto, el modelo de desarrollo productivo a nivel regional debería tomar atención sobre la gobernabilidad a través de la identificación de visiones de desarrollo compartidas, con claridad en el establecimento de competencias de los actores responsables en cada ámbito y el diseño de estrategias que hagan factible la visión planteada.

Por otro lado, tomar en cuenta la explicitación de las alianzas estratégicas a nivel local, por lo que se debería consolidar una cultura de la información no sólo como un medio de transparentar la gestión pública, sino fundamentalmente como mecanismo de participación activa de la sociedad civil en una lógica de corresponsabilidad frente a la gestión pública.

Tomar en cuenta también la generación de propuestas regionales que dinamicen, de manera más agresiva, las economías familiares y permitan la consolidación de instancias de productores que puedan debatir con el Estado políticas de fomento productivo real y viable.

Finalmente considerar la transferencia de competencias con el acompañamiento de recursos, caminando hacia una verdadera descentralización en el ámbito productivo.

Sin duda la coyuntura actual, con los numerosos desafíos planteados (asamblea constituyente, referéndum de autonomía), nos brindan un espacio extraordinario para presentar propuestas que permitan rediseñar las formas de producción en función de las potencialidades de cada región y de las demandas del mercado, y que establezcan los mecanismos político-administrativos que posibiliten su aplicación y viabilidad, conduciéndonos hacia una verdadera transformación del campo boliviano.


* Directora CIPCA Beni

CIPCANotas

Suscripción CIPCANotas

Enlaces