Por una Bolivia democrática, equitativa e intercultural
B-elninio.jpgENCCLICA.jpgalainza.jpgprop.jpg

Propuestas Económicas Productivas

Los camélidos sudamericanos (llama, alpaca, vicuña y guanaco) patrimonio natural de la región Alto Andina, cuyo sistema de crianza tuvo y tiene importancia significativa y valor singular en la vida social, económica, ecológica y cultural de la población aymara y quechua de la región Altoandina. Sector excluido y discriminado históricamente en su crianza y consumo; y en la actualidad reconocida y revalorizada por sus grandes bondades y oportunidades de generar mejores condiciones de vida para una población marginada que vive en áreas alejadas y deprimidas del país.

Según estimaciones del censo de camélidos, Bolivia cuenta con 3 millones de cabezas de ganado camélido (aproximadamente 85% llamas y 15% de alpacas) , distribuidos en 54 mil unidades productivas, ocupando el primer lugar a nivel mundial en la población de llama y el segundo en alpaca luego del Perú. Para el 2003 esta actividad económica aportó con el 0.7% del Producto Interno Bruto Nacional equivalente a 48.7 millones de dólares, el crecimiento relativo de esta actividad fue superior al crecimiento agropecuario e industria generando importantes aportes a la producción, comercio, recaudaciones fiscales y exportaciones.

En este proceso ha sido importante el rol de las instituciones públicas y privadas en fomentar y apoyar el desarrollo del sector, buscando construir ventajas competitivas en torno al uso sostenible de la llama y la alpaca. La múltiple utilidad económica que ofrecen estos animales; en carga, provisión de fibra, carne, charque, cuero, huesos y abono orgánico, y un creciente mercado externo e interno que demanda productos derivados de estos animales, habré oportunidades de empleo y capitalización, bajo un enfoque de encadenamiento productivo.

Para lograr que el sector sea un puntual en la economía de la región andina, habrá que superar problemas aún vigentes y no resueltos como: a) la crianza y manejo tradicional, b) alto porcentaje de consanguinidad y bajos índices reproductivos, c) aprovechamiento irracional de las praderas nativas, d) tenencia de tierra, e) presencia de enfermedades infecciosas y parasitarias, f) carencia de agua, g) falta de infraestructura productiva, h) ausencia y debilidad en las organizaciones de productores, i) poca participación y relegación de la mujer pastora en mejorar sus conocimientos técnicos, j) masivo contrabando, k) desconocimiento en la generación de valor agregado, k) desconocimiento de las características del mercado y l) falta de información.
La búsqueda de soluciones a la problemática camélida pasa por invertir mejor en capacidades técnicas, gerenciales y la base productiva, sin dejar de lado aspectos vinculados a la generación de ingresos y empleo a partir de la transformación y comercialización de productos, ante un crecimiento importante de la demanda de fibra, cueros y carne en el mercado nacional e internacional y un ambiente favorable para la concertación de negocios.


La belleza escénica de las nieves perpetuas donde se crían los camélidos particularmente en la región de Apolobamba, el silencio de las punas y la riqueza de la biodiversidad Altoandina, es un complemento adicional y una oportunidad para desarrollo del turismo ecológico y viviencial hasta ahora insuficientemente aprovechado en una región de 210.000 km2.

CIPCANotas

Suscripción CIPCANotas

Enlaces