Por una Bolivia democrática, equitativa e intercultural

 

Propuestas Económicas Productivas

La historia de los indígenas mojeños siempre ha estado ligada a la historia de la tierra, tierra comprendida por ellos como un medio de vida y no como un fin en sí mismo. Allí, donde la naturaleza les proveía de animales y frutos silvestres y ellos podían asentarse en una relación de respeto y convivencia. En los últimos 80 años, el ingreso de ganaderos sobre todo de origen cruceño hacia aquellas tierras fue encerrando a las familias en comunidades, un proceso manchado de injusticias y cercenando día a día los espacios vitales como son los montes, las lagunas y las pampas y todo lo que en ello habita.

Hoy mismo se repite esta historia. La Ley 1700, en su artículo 18, establece que los predios declarados como tierras inmovilizadas por encontrarse en proceso de definición propietaria no deben ser trabajadas. Esta disposición, como en otros casos, no se cumplió en la propiedad Moxitania.

La comunidad San Pablo del Chontal perteneciente al Territorio Indígena Mojeño Ignaciano (TIMI) logró, en 2003, una certificación orgánica de 35 hectáreas de monte por parte de la empresa BIOLATINA. Esta zona fue identificada por su mayor concentración de cacao en estado silvestre y una gran diversidad de plantas frutales (pacay, achachairú, guapomó, lúcuma y otros; maderables como el palo maría, ochoo, cedro, verdolago, bibosi, laurel, picana, curupaú, guayabochi, paquió, y otros), medicinales (uña de gato, cuchi, ojé, copaibo, y otros) y muchas especies de palmeras como el motacú, chonta, totaí y marayaú, que combinaban y convivían perfectamente con una infinidad de insectos, aves y animales. Todo ello quedó en cenizas.

De febrero a diciembre de 2003 los comunarios han invertido más de 200 jornales en el área certificada en trabajos limpieza selectiva del área, poda sanitaria y de mantenimiento de las plantas de cacao, control de plagas en la época de producción de cacao. Además del área certificada, la comunidad contaba con un Plan de Manejo Forestal de 50 has. En mayo de 2004 el señor Jaime Iriarte Angulo, propietario del predio ganadero Moxitania, inicia la actividad de chaqueo en un área 200 has. aproximadamente, el área colinda al plan de manejo forestal, el área certificada y llega hasta la laguna Mapunani. El área había sido declarada inmovilizada por el INRA, por lo que no correspondía realizar trabajo alguno. Este extremo fue informado al INRA y a la superintendencia Forestal por las autoridades comunales representadas en la Subcentral TIMI. A mediados de septiembre se conoce que el área chaqueada se encontraba en llamas, el fuego se inició en Moxitania e ingresó al área certificada de chocolate, al Area de Manejo Forestal y a todo el monte de la comunidad, ocasionando un daño a más de 2.500 has. que afecta a las comunidades de Chontal, Bella Brisa, Litoral y Santa Rita. Comunidades, que a partir de ahora se ven disminuidas en su principal fuente de proteínas, como son los animales de monte y peces con el desague de la laguna Mapunani realizado por el mismo propietario.

Sobre este hecho urgen algunas reflexiones: Primero, estamos frente a una nueva forma de usurpación de tierras en el Beni, esta vez de la mano del fuego provocado por intereses económicos, ya que una vez quemado el monte no les queda otra alternativa a las familias indígenas que el repliegue hacia otras zonas de su comunidad en busca de alimento, con lo que se facilita la extensión de pastizales. Segundo, se repite el hecho de que las instancias creadas por ley, como el INRA y las Superintendencias Agraria y Forestal no cumplen su trabajo y tan sólo reaccionan en situaciones de alto conflicto. Tercero, este hecho marca un claro afronte al Convenio 169 de la OIT, homologado por el Estado boliviano por la Ley 1257, donde se establece la protección al Medio Ambiente y el respeto a los Pueblos Indígenas (Art. 4,5,6) y sanciones a los infractores (Art. 18). Finalmente, se hace evidente la falta de instancias del Estado que protejan a las familias indígenas. ¿Cómo sensibilizar a las autoridades para que atiendan de emergencia a las familias indígenas en una zona donde se les ha quitado el derecho a la vida?.

(*) Agrónomo de CIPCA

CIPCANotas

Suscripción CIPCANotas

Enlaces