Por una Bolivia democrática, equitativa e intercultural
B-elninio.jpgENCCLICA.jpgalainza.jpgprop.jpg

Propuestas Económicas Productivas

Con la finalidad reducir el déficit fiscal de 8,1 % a 6,5 % del PIB en la presente gestión, el gobierno boliviano ha creado un mecanismo impositivo para aumentar los ingresos y por ende cerrar la pesada brecha fiscal. Para ello, a partir del primero de julio recién pasado, con carácter transitorio, entró en vigencia el Impuesto a las Transacciones Financieras (ITF) por un lapso de dos años con porcentajes del 0.3 % el primer año y de 0.25 % el segundo.

Este impuesto se aplica a algunas de las transacciones financieras bancarias. Los sujetos de este impuesto son las personas naturales o jurídicas de cuentas corrientes y cajas de ahorro mayor a mil dólares. Por su naturaleza, este impuesto es un impuesto con retención en la fuente y de corte coyuntural que afecta a un sector de la población.

La aplicación de este impuesto amerita muchas reflexiones, por un lado está el carácter del mismo, al ser coyuntural está en el ojo de la tormenta de la población, por otro nos devela la debilidad gubernamental para encarar una gestión fiscal, agravada regularmente por los demandas sociales que en muchos casos desembocan en un Decreto Supremo o una Ley sin un respaldo financiero. En definitiva, este tema pone en el debate la viabilidad de nuestro sistema económico.

Es bueno recordar, que el anterior gobierno intentó introducir en la estructura impositiva un impuesto progresivo a los ingresos de las personas, donde se afecte más a quienes ganaban más y menos a los que ganaban menos. Sin embargo, esta propuesta fue muy criticada por los diferentes sectores sociales especialmente por la Centra Obrera Boliviana (COB), retornándose por ello a las medidas tradiciones de corte coyuntural y por ende favoreciendo a quienes se encuentran con ingresos superiores en la estructura salarial, en muchos casos, este fracaso se debió fundamentalmente a la falta de orientación técnica hacia la población y por otra parte su negativa ha sido usado como bandera política.

Si bien el efecto de los impuestos afecta de manera negativa en la economía de las familias y las empresas, en necesario que el gobierno establezca una política impositiva de largo plazo que permita: a) Cubrir los gastos del gobierno de Bolivia asociado a disposiciones legales que reglamenten cualquier tipo de asignaciones y modificaciones a los presupuestos gubernamentales b) Como parte de la política impositiva debe considerarse la aplicación de impuestos progresivos a los ingresos de las personas y empresas, esto por la creciente desigualdad en el desarrollo económico c) Por la diferencia en el crecimiento económico entre regiones, es importante la consideración de “zonas francas” impositivas tomando en cuenta su nivel de desarrollo y d) Debe crearse mecanismos impositivos creativos, como el pago de impuestos mediante la construcción de infraestructuras, sistemas de premiación y motivación para el pago de impuestos y otros. Finalmente es necesario el avance hacia una política impositiva nacional que promueva el desarrollo con equidad entre sectores y actores.

CIPCANotas

Suscripción CIPCANotas

Enlaces