Por una Bolivia democrática, equitativa e intercultural

 

Propuestas Económicas Productivas

Para las familias indígenas guaraníes, el ingreso proveniente de otras fuentes que no son propiamente del sistema económico tradicional determinado por el maíz, continúa siendo un componente importante de su ingreso anual, girando alrededor del 30%, que por cierto, está muy por encima de otras realidades como la de campesinos aymaras del altiplano paceño (9%), campesinos quechuas del valle cochabambino (16%), indígenas y campesinos de la amazonía (7%), indígenas mojeños (8%) o comparado con los con los mismos colonos del norte cruceño (7,5%).

Este, ingreso proveniente de la venta de fuerza de trabajo, ha pasado por diferentes facetas: la más larga fue de la producción del azúcar donde los guaraníes eran “zafreros”, luego por muy poco tiempo pasaron a ser “contratistas y jornaleros” con las empresas petroleras y actualmente se baten como “peones” de los menonitas en la producción de soya y ajonjolí.

La historia refleja que estos movimientos de población de guaraníes en la Provincia Cordillera del Departamento de Santa Cruz, que se realizan de manera temporal, de sus comunidades hacia una finca ú otro destino laboral, son efecto de: carencia de tierras, conflictos agrarios por despojo, baja productividad de la tierra ó condiciones climáticas adversas. Este proceso, ha generado un grupo de población importante de migración temporal denominado zafreros, gente dedicada a la venta de fuerza de trabajo en las plantaciones de caña de azúcar, en el pasado hacia el Norte Argentino y posterior a la década de los 70s hacia las zonas productoras de caña de azúcar de Santa Cruz, esto ocasionaba una elevada tasa de migración temporal aproximadamente de un 80% de la población masculina (Albo, Pifarré; 1990).

Las elevadas tasas de migración temporal masculina que año tras año se han ido reduciendo debido a la permanente mecanización en la cosecha de caña de azúcar y mayor especialización de la fuerza de trabajo, ha desplazado el trabajo temporal de los guaraníes a otros sectores de la economía, y como resultado de la misma, cada vez se considera la necesidad de aprovechar este efecto con la oferta de alternativas a la producción propia, para fortalecer la producción en la región. Sin embargo, todavía persiste como un factor importante la venta de su fuerza de trabajo. Pese a los esfuerzos realizados en la reducción de la migración temporal con programas alternativos, es todavía importante para las familias guaraníes la venta de su fuerza de trabajo debido a la generación de ingresos monetarios.

Según un estudio de CIPCA sobre la Composición de los Ingresos Familiares en el periodo 2003, aplicada a una muestra del 10% de la población en 5 comunidades del municipio de Charagua, los ingresos familiares el subsistema de la venta de fuerza de trabajo superan el 30% de los ingresos de una familia guaraní. Este ingreso proveniente por la venta de fuerza de trabajo es realizado en la actualidad en fincas de los menonitas, trabajo que por su naturaleza es intensivo en mano de obra en las actividades de siembra y cosecha del ajonjolí y soya.

De cara a esta situación, surgen algunas interrogantes para mejorar la relación de las familias guaraníes con el mercado laboral: a) Primero, es necesario profundizar en el apoyo al sistema productivo familiar de los pequeños productores agropecuarios para elevar el porcentaje del ingreso del sistema productivo familiar, b) Segundo, incidir en la mejora de la calidad del empleo, especialmente en la contratación en fincas, como ser el periodo de la jornada laboral, los descansos, y la aplicación de la Ley General del Trabajo y c) Finalmente, una acción estatal en cuanto a la regulación del mercado laboral en la aplicación de leyes laborales irá en beneficio de familias indígenas guaraníes; sólo el mercado no lo resuelve todo.

(*) El autor es economista de CIPCA

CIPCANotas

Suscripción CIPCANotas

Enlaces