Por una Bolivia democrática, equitativa e intercultural

 

Propuestas Económicas Productivas

Haciendo un recuento de las disposiciones que fortalecen al sector productivo, dejando de lado las Leyes de Participación Popular, Ley de Municipalidades y del Diálogo 2000 que son enunciativas en este sentido, nos encontramos con 3 decretos que enfatizan la promoción del sector productivo con la participación de los actores locales:

  • El D.S. 26564 que enuncia en el capitulo 2 la creación del Concejo de Desarrollo Productivo Económico Social (CODEPES) como una instancia de coordinación y representación de las organizaciones de la sociedad civil (productivas, de prestación de servicios, medioambientales y otras) en la formulación y seguimiento de la Estrategia Productiva del Municipio velando porque sean insertadas en la Planificación municipal. (D.S. 27207)
  • D.S. 26811 que reglamenta la Tarjeta Empresarial como un documento otorgado por los Gobiernos Municipales para permitir la participación de asociaciones, sociedades de pequeños productores, organizaciones económicas campesinas, organizaciones económicas artesanales, micro y pequeñas empresas urbanas y rurales como proveedoras de bienes y servicios a las entidades públicas.
  • D.S: 27328 Compro Boliviano que con el objeto de apoyar la producción nacional favorece a las empresas bolivianas (grandes, medianas, pequeñas y micros) para que participen en las licitaciones con montos inferiores a 8.millones de Bolivianos y otorga derecho preferente a pequeños productores (garantía de cumplimiento y experiencia requerida menor en 50% respecto a otras empresas) para compras de hasta 1 millón de Bolivianos

Estos Decretos se han lanzado para que los productores contribuyan al desarrollo local incluyéndolos en la planificación municipal por un lado y por otro para que tengan un posible mercado en las licitaciones públicas. Sin embargo el proceso ha sido débil en cuanto a difusión facilitación y aplicación del proceso, son muchos los gobiernos municipales que los desconocen o no saben como aplicarlos.

También se podría ver como una conquista de los productores y las organizaciones campesinas, pero el eco que han causado en el área rural es casi nulo; pareciera que su aplicación no incide favorablemente a los productores campesinos e indígenas o ¿por qué los productores no están demandando su aplicación?

Esta situación merece una reflexión al interior de la institución, sobre la base de dos puntos: i) de la promulgación a la aplicación en el ámbito local y; ii) el verdadero impacto que tienen o tendrían en el área rural.

No se trata de negar el avance que significan estas disposiciones para pensar desarrollo localmente, pero para que el proceso llegue a quienes luchan por salir de la pobreza falta todavía un largo trecho.

CIPCANotas

Suscripción CIPCANotas

Enlaces