Por una Bolivia democrática, equitativa e intercultural
B-elninio.jpgENCCLICA.jpgalainza.jpgprop.jpg

Propuestas Económicas Productivas

Hasta antes de los acontecimientos de octubre, los nacionalismos y regionalismos en Bolivia aparecían y reaparecían según la temperatura y grado de conflictividad que se vivía en las regiones o en el país en su conjunto.

Hasta ahora, que ya hemos empezado a transitar por el 2004, se han escuchado de propuestas de “Asamblea Constituyente” de diversas organizaciones sociales, gremiales, campesinas e indígenas, cívicas, etc., a nivel regional o nacional. Se ha escuchado también propuestas sobre la “nación camba”, la “nación aymara”… “la… nación”. Sin embargo, aún no se las ha analizado ni discutido seriamente a nivel de país, y es que las condiciones no han sido propicias para este tipo de debates.

Hoy, la realización de la Asamblea Constituyente resulta ser algo próximo y es tema del que se empieza a hablar con ímpetu y del que nadie parece sustraerse, pues se ha abierto una oportunidad para encarar en serio las diferentes propuestas que hay y que se están formulando para el país y, probablemente, para las “naciones”.
En este panorama cabe preguntarse, por ejemplo, y lo quechua, qué? Qué piensan y qué proponen los quechuas? una “nación quechua”? una nación que incluya también “lo quechua”, junto a otras formas y modos de ser que hoy conviven en el “territorio boliviano”? otras alternativas?
Este es el momento en que debemos reiniciar el debate sobre el nuevo país que queremos erigir. Es una gran oportunidad, pero por sobre todo una gran responsabilidad. Para ello será necesario proponer tanto como escuchar; pensar tanto como sentir; exigir tanto como ceder; mirar dentro tanto como mirar fuera; tomar en cuenta lo urbano tanto como lo rural; considerar lo propio (lo exclusivo) tanto como lo mutuo (lo inclusivo); mirar el futuro tanto como mirar el pasado; preocuparse por los hombres tanto como por la naturaleza; exigir derechos tanto como asumir responsabilidades; pensar en el individuo tanto como en la comunidad …
Con estas precauciones, cómo proponer un país desde “lo quechua”?. En Bolivia “lo quechua”, además, puede caracterizarse como espacio geográfico, población, idioma, modo de vida, historia, proyección…
Según el Censo de Población y Vivienda 2001, del total de población boliviana mayor a 15 años -5’.064.992 habitantes-, los que se autoidentifican como quechuas alcanzan a 1’.555.641 habitantes (que representan el 31%) y están asentados de forma mayoritaria en tres Departamentos: Chuquisaca, Cochabamba y Potosí, con un 60 a 70%. En Oruro, el porcentaje baja a 31%, y en Tarija, Santa Cruz y La Paz se reduce aún más, a entre 8 y 17%.
Un 31% de población -siempre mayor a 15 años- que se autoidentifica como quechua a nivel de país es algo respetable. Pero más allá de las cifras y porcentajes y de la forma de interpretar esa “autoidentificación”, que puede significar asumirse, solidarizarse, simpatizar, etc., lo evidente es que hay un modo de ser, específico: quechua, que no puede ser ignorado a la hora de re-pensar el país. Entonces, los quechuas tienen, también, la responsabilidad de participar –por su fuerza numérica y por su especificidad- en “re-pensar” el país, en la formulación de la nueva Constitución Política del Estado.

CIPCANotas

Suscripción CIPCANotas

Enlaces