Por una Bolivia democrática, equitativa e intercultural

 

Propuestas Económicas Productivas

El recorrido por el Rió Beni resulta ser emocionante por su singular paisaje y diversidad biológica, pero a medida que uno se aleja de los centros poblados importantes Rurrenabaque o Riberalta, las condiciones de comunicación de las comunidades asentadas en sus riveras, se tornan complicadas. No obstante el Río Beni es un importante medio de navegación permanente durante todo el año, los costos de operación e inversión de tiempo son elevados, sean en embarcaciones grandes denominadas motores o en las pequeñas canoas movidas por motores de cola denominadas “peque peque” en alusión al sonido que emiten.

En estas comunidades denominadas campesinas están asentadas familias que en su mayoría tienen origen Tacana, Cavineño o Esse ejja, familias que se caracterizan por una gran movilidad espacial, por la castaña en épocas de zafra, o la itinerancia en busca de mejores condiciones de acceso a recursos de caza, pesca o la propia agricultura. En estas comunidades la circulación de la moneda nacional es cada vez menor conforme uno se aleja de los centros poblados, en su articulación con el mercado las familias han aprendido hacer sus transacciones con el plátano (el plátano de freír en otras regiones). Seguramente porque este producto es importante en la dieta alimentaria de la región, es como el pan en otras zonas del país, y por otra parte su producción es todo el año, menos riesgosa y siempre hay algo para cosechar. Uno de los pocos peligros de su cultivo es que se lo siembre a la orilla del río no obstante encontrar mejores condiciones para su reproducción, el mayor riesgo es la crecida del caprichoso río Beni que en época de lluvias puede arrasar con los platanares y los propios asentamientos humanos.

Los comerciantes (marreteros) que recorren este río han encontrado también en el plátano un medio de transacción adecuado, puesto que su transporte en verde le da cierta perecibilidad hasta su venta al consumidor final, a cambio ofrecen en las comunidades una infinidad de productos, desde artículos básicos para la dieta alimentaria como aceite y azúcar, hasta balas, pilas y ropa, necesidades indispensables para subsistir en el monte.

El precio del plátano oscila entre los 6 a 10 Bs. por racimo, pagado en las comunidades, pero resulta curioso que estos mismos precios estén vigentes en los mercados de Riberalta, parecería que los comerciantes son benefactores al ofrecer el mismo precio a los productores de comunidades alejadas 2 o 3 días por río. Pero en la economía no existen samaritanos, el precio pagado en las comunidades es nominal puesto que en las condiciones de intercambio, el monto real pagado al productor es significativamente menor. Es decir, los artículos ofrecidos por el comerciante a los productores muchas veces doblan el precio de mercado, es decir, si podemos comprar 1 kilo de azúcar en tres bolivianos, en las comunidades lo cambian por un racimo de plátano, en este sentido los beneficios del comerciante son por doble partida tanto al vender el plátano en los mercados y al intercambiar sus productos con los comunitarios.

Sin embargo, no podemos rasgarnos las vestiduras y satanizar a los comerciantes puesto que son un mal necesario, bajo las actuales formas de comunicación que lleva un esfuerzo importante de los comerciantes, los productores perderían mucho tiempo y energía en comercializar sus productos y obtener otros necesarios para su vida en el monte.

Sin duda la falta de vías de comunicación mas rápidas y expeditas durante todo el año, son una limitante para que las familias campesinas e indígenas de la región incrementen su producción agrícola, el único canal para mejorar sus precios, es la cría de animales como chanchos y gallinas, aunque ello implica mayor riesgo por las pestes y el asecho de predadores. Sin embargo, el excedente no comercializado de plátano, maíz y frutos del monte sirve para el engorde de los mismos, no obstante los términos de intercambio de estos productos tienen las mismas características de inequidad, al final se agrega un poco mas de valor a los productos agrícolas.

CIPCANotas

Suscripción CIPCANotas

Enlaces