Por una Bolivia democrática, equitativa e intercultural

 

Propuestas Económicas Productivas

El modelo económico adoptado por Bolivia desde 1985 –llamado comúnmente “neoliberal” está vigente en la mayoría de los países del mundo; entre sus principales características están la competitividad generada por el libre mercado; esto es la eliminación de las barreras comerciales entre países, y economía nacionales cada vez más integradas.

Bajo este modelo, el sector agropecuario de varios países del mundo se encuentra ante el gran desafió de ser competitivo en un entorno local marcado por la importación de productos de alta calidad alimentos seguros, bajos precios y grandes volúmenes producidos por países que han logrado una producción agropecuaria eficiente.


En la Regional de Cochabamba, una de las alternativas que estamos apoyando para contribuir a que los productores de Sacabamba y Torotoro logren mayor eficiencia en su actividad agrícola es el trabajo asociado. Consideramos que esta manera de trabajar entre los productores puede resultar muy efectiva para contribuir en su respuesta a los retos que les plantea la globalización.

En Sacabamba, unas 150 familias se encuentran en la fase inicial de este proceso de trabajo asociado. Hasta la fecha la Asociación de Riegos y Servicios Agropecuarios de Ch’allaque (ARSAC) ha logrado importantes avances en los siguientes aspectos: construcción, administración y mantenimiento de sistema de riego; funcionamiento estable de la estructura de la asociación, esto es Asamblea y Directiva; planificación mensual de actividades aprobado por la Asamblea; compra de semillas de alta calidad a menor precio que el mercado; convenios de producción con instituciones privadas; aval para la obtención de crédito para algunos asociados; y finalmente, considero que otro resultado importante es el análisis de su problemática actual desde un visión conjunta; ahora la pregunta pasó de “Cómo resuelvo este problema?” a “Cómo resolvemos este problema?”. Un gran paso sin duda. Desde finales del año pasado, la ARSAC está dando un paso más al analizar e intentar resolver un gran problema: la comercialización de sus productos de manera asociada.


En Torotoro, 80 familias se encuentran asociadas en la Asociación de Productores Agropecuarios del Caine (AGROCAINE). La Asociación se fundó en Octubre del 2002 y la Asamblea aprobó un Plan de Gestión para el 2003 en Noviembre del mismo año. Los resultados tangibles en este proceso aún son modestos: análisis conjunto de las ventajas y problemas del trabajo asociado; la discusión conjunta de los estatutos y reglamentos de AGROCAINE; la comercialización del limón en un supermercado; y la co-organización de la “I Feria Agropecuaria y Artesanal de Torotoro” en abril de este año. Considero que en la mayoría de estas 80 familias, la conciencia de trabajo asociado aún está en sus etapas iniciales, aspecto que es fundamental para sentar las bases de este proceso de trabajo asociado.

En Japón, el desarrollo rural ha estado basado en cooperativas agropecuarias (JA) y tiene una historia de más de 100 años. Este modelo de desarrollo, ha sido influido y también ha influido en la historia y el desarrollo del país. Actualmente, casi el 100% de los productores de todo el país pertenecen a alguna cooperativa agropecuaria; el promedio de miembros por cooperativa es de 5.600; el promedio de tenencia de tierra por familia en todo el país es de 1,6 HA por familia; sólo el 15% de los productores se dedican a tiempo completo a la agropecuaria; y el 4.5% del total de población (127 millones) se dedica parcial o totalmente a la producción agropecuaria. La composición promedio de los ingresos de una familia productora es 15% actividades agropecuarias; 62% actividades no agropecuarios; 23% bonos, regalos y otros. En 50 años, y para ganar economía de escala, el número de cooperativas agrícola se ha reducido, por integración, de 25.000 a aproximadamente 1.000 y se espera que se estabilice en 482.

Las cooperativas agropecuarias brindan una serie de servicios a sus miembros, estos servicios se relacionan tanto a la actividad agropecuaria como a otros aspectos de la vida familiar rural. Entre los principales servicios y actividades que las cooperativas ofrecen y realizan están los siguientes: publicidad y mercadeo; procesamiento de productos; capacitación y asistencia técnica agropecuaria y tecnológica, en coordinación con el programa del gobierno de Investigación y Desarrollo y extensión agropecuaria; subvención en la compra de maquinaria o infraestructura productiva; alquiler de maquinaria agrícola; almacenamiento de productos; compra por mayor de insumos agropecuarios y otros de necesidad básica; ahorro y crédito; seguro de vida, contra incendios, accidentes y vivienda; asesoramiento de calidad de vida; “lobbying” ante autoridades; bienestar público, estableciendo y administrando hospitales y clínicas; actividades para el cuidado de los miembros de la tercera edad; promoción de la agropecuaria; relaciones públicas; y desarrollo de programas de vivienda.


Las cooperativas agropecuarias, en Japón, han probado ser un marco adecuado para una participación competitiva de los productores en un mundo que se rige por un sistema de libre comercio.

En nuestro país, el trabajo asociado entre productores; esto es, de ayuda mutua a través de cooperativas, también puede ser un instrumento muy útil en la lucha contra la extrema pobreza en todas sus dimensiones y contra los desafíos que enfrentan los productores.

Si bien, en nuestro país, se tiene una historia en cooperativas agropecuarias, probablemente con más fracasos que éxitos, considero que se puede –y se debe aprender de los errores del pasado y retomar aquello que ha probado ser eficiente para enfrentar los retos del presente.

CIPCANotas

Suscripción CIPCANotas

Enlaces